Francia mantendrá en el Sahel una presencia militar "significativa"

Miembros de la guardia de honor de Mauritania esperaban la llegada del presidente francés Emmanuel Macron al aeropuerto de Nouakchott, en julio de 2018. EFE/LUDOVIC MARIN/Archivo
Miembros de la guardia de honor de Mauritania esperaban la llegada del presidente francés Emmanuel Macron al aeropuerto de Nouakchott, en julio de 2018. EFE/LUDOVIC MARIN/Archivo

París, 11 jun (EFE).- Francia va a poner fin a la misión militar Barkhane en el Sahel, que desde 2014 sucedió a otra para evitar que los grupos yihadistas se hicieran con el control total de Malí, pero sus fuerzas seguirán en esa región de África con una implicación "muy significativa" para luchar contra el terrorismo.
La ministra francesa de Defensa, Florence Parly, aseguró este viernes que "el compromiso militar de Francia seguirá siendo muy significativo para luchar contra el terrorismo", en una entrevista a la emisora France Info, un día después de que el presidente, Emmanuel Macron, anunciara el fin de la misión Barkhane en tanto que operación exterior.
Parly insistió en que habrá que seguir trabajando para que "las fuerzas armadas del Sahel estén progresivamente en situación de responder" a la amenaza yihadista.
Macron indicó el jueves que la misión Barkhane (5.100 militares franceses actualmente) se convertirá en una operación de apoyo de los ejércitos de la región que quieran cooperar y justificó su desaparición porque el objetivo de Francia no es sustituir "eternamente" a las fuerzas de esos países.
La ministra de Defensa, en un comunicado, precisó que el dispositivo militar francés se orientará a la asistencia operativa y a la cooperación, lo que se va a discutir en los próximos días con los miembros de la Coalición Internacional para el Sahel.
A partir de esas discusiones, será el presidente francés quien "a finales del mes de junio" precisará las modalidades de implicación y el calendario de transformación de la misión.
Parly hizo hincapié en que Francia "conservará un dispositivo militar significativo" para apoyar a las fuerzas del Sahel junto a "sus socios" europeos y junto a Estados Unidos, que le presta un soporte importante, en particular con sus medios de observación y de inteligencia.
Uno de los objetivos del nuevo dispositivo será "reforzar las capacidades militares de los Estados del G5 Sahel" (Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger).
Francia espera en particular una "europeización e internacionalización de la lucha contra el terrorismo en el Sahel", según la ministra.
Una forma de indicar que su país se siente demasiado solo en esa misión que a su parecer beneficia a todos porque contribuye a dar seguridad frente a la amenaza yihadista que se gesta en el Sahel, pero en la que la participación de otros países europeos es bastante marginal.