Egipto busca consolidar su influencia con la reconstrucción de Gaza

Egipto intenta consolidar su influencia regional con la reconstrucción de una devastada Franja de Gaza, después de lograr una victoria diplomática en el conflicto entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamás.

El alto el fuego en vigor desde el 21 de mayo tras 11 días de enfrentamientos fue negociado por Egipto, que mantiene buenas relaciones a su vez con Israel y con Hamás, en el poder en ese enclave.

El Cairo prometió rápidamente movilizar 500 millones de dólares para reconstruir el territorio palestino, donde viven unos dos millones de personas y sometido a un bloqueo de Israel desde hace casi 15 años.

"Este compromiso devolverá a Egipto su [histórico] papel regional" y permitirá que las diferentes facciones palestinas "lo escuchen", estima el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad del Cairo, Mustafá Kamel al Sayed.

Y envía a Estados Unidos "el mensaje de que Egipto es un protagonista activo en Oriente Medio", agrega sobre la victoria diplomática del presidente Abdel Fatah al Sisi, más acostumbrado a las críticas sobre la situación de los derechos humanos.

A finales de mayo, días después de la primera llamada telefónica entre el presidente estadounidense, Joe Biden, y su par egipcio, el jefe de la diplomacia norteamericana Antony Blinken se reunió con Sisi en El Cairo.

Para intentar consolidar el cese del fuego, el jefe de los servicios de inteligencia egipcios, Abas Kamel, viajó en paralelo a Israel y a los Territorios Palestinos.

Esta omnipresencia egipcia es la culminación de los prolongados esfuerzos diplomáticos de El Cairo para recuperar su papel en la región tras años de marginación diplomática por la inestabilidad política que siguió al levantamiento popular de 2011.

Egipto, que en 1979 firmó un tratado de paz con Israel y suele mediar entre palestinos e israelíes, trabajó en pos de un acercamiento entre las facciones palestinas, acogiendo encuentros entre Hamás y su rival laico Fatah.

El Cairo "cambió de actitud" con Hamás estos últimos años, apunta Sayed, para quien, a través de su proyecto de reconstrucción, podría convertirse en un "actor aceptable" por el movimiento.

Otrora tensas, las relaciones entre ambos mejoraron después que en 2017 Hamás anunciara su distanciamiento con la cofradía de los Hermanos Musulmanes, que Egipto considera "terrorista".

- Beneficios económicos -

Pero El Cairo podría tener la tentación de "marginar" a Hamás, excluyéndolo del proceso de reconstrucción, estima la especialista Sarah Smierciak, ya que Sisi ve más esta ayuda como una "inversión" para lograr más "influencia política" en Gaza y a nivel mundial.

La inversión también beneficiará a la economía egipcia, sobre todo a las empresas en manos del ejército. Estas tienen una gran presencia en el sector de la construcción, uno de los principales motores del crecimiento.

Egipto anunció el envío de máquinas de construcción y de equipos técnicos al enclave palestino para "retirar los escombros" y preparar la reconstrucción.

Asimismo organizó "un foro sobre la reconstrucción de Gaza" del 10 al 13 de junio en la capital egipcia, en el que participan responsables políticos y empresarios de la región.

"Las empresas del ejército [egipcio] desempeñarán seguramente un papel central y se beneficiarán de los 500 millones comprometidos" en la reconstrucción de Gaza, según Smierciak.

Este compromiso cosechó alabanzas pero también críticas en el país. "Realmente, visto el estado en que se encuentra Egipto y nuestros limitados recursos (...), nosotros [los egipcios] deberíamos ser prioritarios", tuiteó un internauta.

El proyecto beneficiará al sector egipcio de la construcción, apuntó por su parte el presidente de la patronal nacional del sector, Mohamed Sami, quien precisó que trabajadores gazatíes llevarán a cabo las obras.

Pese a la pandemia de coronavirus, la expansión de la economía egipcia fue del 3,6% en 2019-2020, según cifras oficiales. El 29,7% de sus 102 millones de habitantes vive bajo el umbral de la pobreza.

bam/hha/emp/feb/tjc/es