Brexit.- Reino Unido insta a la UE a ser "menos purista" y "más flexible" en relación a Irlanda del Norte


Johnson niega que Biden le expresase su preocupacion por el Úlster en su encuentro del jueves

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Gobierno británico ha asegurado que la Unión Europea debe ser "menos purista" y "más flexible" para replantear el actual marco de relaciones, en particular la aplicación del protocolo relativo de Irlanda del Norte, y ha sentenciado que lo que no se puede "negociar" es la integridad de Reino Unido.

"La pelota está en gran medida en el tejado de la UE", ha dicho este viernes el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, después de que la reunión convocada esta semana concluyese sin avances en relación al protocolo que Londres aceptó en su día para Irlanda del Norte, según el cual este territorio se beneficia de un acceso diferenciado al bloque por tener frontera terrestre con Irlanda.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, sentenció el jueves en una comparecencia pública que a estas alturas no hay nada que "renegociar", a lo que Raab ha respondido de forma velada señalando que lo que no puede estar en juego es la "integridad" de Reino Unido como país si se establece una frontera 'de facto' entre Irlanda del Norte y la isla de Gran Bretaña.

El jefe de la diplomacia británica, que ha hablado para Sky News, cree que la UE debe ser "menos purista, más pragmática y más flexible", apuntando incluso que la posición del bloque pone en riesgo los Acuerdos de Viernes Santo que sellaron la paz en el Úlster en 1998.

VISITA DE BIDEN

El debate abierto sobre la aplicación del acuerdo de divorcio entre Reino Unido y la Unión Europea se ha colado también en la visita oficial del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que el jueves mantuvo un primer cara a cara con el primer ministro británico, Boris Johnson, previo a la cumbre del G7.

La Casa Blanca ya había mostrado antes del viaje su "profunda preocupación" por el futuro de la situación en Irlanda del Norte, pero aparentemente el tema quedo fuera de la reunión del jueves, según han asegurado tanto Raab como el propio Johnson, entrevistado este viernes por la BBC.

El 'premier' ha negado que Biden le hubiese trasladado sus dudas sobre la fragilidad de los Acuerdos de Viernes Santo --"no, el presidente no dijo nada de ese tipo"-- y confía en cualquier caso de que el tema quedará resuelto en sucesivas negociaciones con la UE.

Johnson, que este fin de semana se reunirá con el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, y la jefa de la Comisión, Ursula Von der Leyen, ha asegurado que el bloque comunitario está aplicando de una forma "excesivamente pesada" el acuerdo firmado.

El primer ministro no ve realista esperar avances en cuestión de días, pero lo cierto es que el 30 de junio expira el periodo de gracia por el que se sigue produciendo la entrada de productos desde la isla de Gran Bretaña a Irlanda del Norte sin cumplir los controles fijados en el acuerdo de divorcio. Pasado este día, los productos procesados quedarán vetados porque la UE no podrá certificar su seguridad, razón por la cual algunos medios británicos hablan ya de la 'guerra de las salchichas'.