Erdogan llama a Egipto y a los países del Golfo a una alianza de provecho mutuo

Turquía quiere una asociación con Egipto y los países del Golfo en la que todos salgan ganando, afirmó el martes el presidente Recep Tayyip Erdogan, en un momento en el que busca normalizar sus relaciones con sus rivales regionales.

"Queremos aprovechar al máximo las oportunidades de cooperación con Egipto y mejorar nuestras relaciones según el principio de 'win win'", declaró Erdogan en una entrevista con la televisión pública turca TRT.

"Esto también es válido para los países del Golfo", agregó Erdogan, refiriéndose a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos con los que Turquía mantiene relaciones tensas.

Después de años de crisis diplomática, Turquía lanzó una ofensiva para reparar sus relaciones con estos tres países, comenzando por Egipto.

Las relaciones entre Ankara y El Cairo casi se rompieron después de la destitución en 2013 del primer presidente egipcio elegido democráticamente, Mohamed Mursi, procedente de los Hermanos Musulmanes y apoyado por Turquía.

En mayo una delegación turca visitó El Cairo para negociaciones de alto nivel entre los dos países.

"Conozco muy bien y amo al pueblo egipcio. Nuestras relaciones culturales son muy fuertes", insistió Erdogan este martes.

Turquía quiere salir de su aislamiento diplomático en el Mediterráneo oriental, donde el descubrimiento de grandes yacimientos de gas natural en los últimos años ha dado lugar a un reparto entre los países ribereños del que Ankara se siente excluida.

Este principio de acercamiento entre Ankara y El Cairo también coincide con un apaciguamiento entre Egipto y Catar, el principal aliado de Turquía en la región.

Pero el camino hacia la reconciliación no se anuncia fácil debido a la gran cantidad de temas que envenenan las relaciones.

Estos países se oponen en el conflicto en Libia, donde Ankara apoya militarmente al gobierno de Trípoli contra el que lucha una facción respaldada por Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.

Las relaciones entre Ankara y Riad también se resienten por el asesinato en 2018 del opositor saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul.

gkg/cn/erl/mps