Tras su paso por Israel y Cisjordania, Blinken viaja a Egipto

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, llega este miércoles a El Cairo tras haberse comprometido la víspera a reconstruir el vínculo con los palestinos y a defender a Israel en el inicio de una gira por Medio Oriente que comenzó en Jerusalén y Ramala.

El viaje de Blinken a Egipto, tradicional mediador en el conflicto palestino-israelí, tiene lugar unos días después de la entrada en vigor de un alto el fuego, favorecido por el gobierno egipcio, entre Israel y el movimiento islamista Hamas, que administra la Franja de Gaza, luego de 11 días de conflicto.

El jefe de la diplomacia estadounidense espera consolidar, con la participación activa de Egipto, esa frágil tregua. Los sangrientos enfrentamientos que estallaron el 10 de mayo dejaron 253 gazatíes muertos, entre ellos 66 menores y también milicianos, según las autoridades locales.

En Israel, los disparos de cohetes desde Gaza causaron 12 muertos, entre ellos un niño, una adolescente y un soldado, según la policía.

Blinken tiene previsto pasar unas horas en El Cairo y reunirse con el presidente egipcio Abdel Fatah Al Sisi, antes de partir hacia Jordania.

El martes, Blinken se entrevistó con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén y luego con el presidente palestino, Mahmud Abas, en Ramala. En esas discusiones, aseguró que quería "reconstruir" la relación de Estados Unidos con los palestinos, reconociendo el "derecho" de Israel a defenderse.

Blinken dijo también que era "posible reanudar los esfuerzos para alcanzar una solución de dos Estados", israelí y palestino.

"La única manera de garantizar verdaderamente el futuro de Israel como Estado democrático y judío, y por supuesto para que los palestinos logren el Estado al que tienen derecho", reafirmó en Jerusalén.

Blinken anunció que el gobierno de su país informará al Congreso de su intención de otorgar 75 millones de dólares a los palestinos en ayuda al desarrollo económico.

Egipto, potencia regional y país más poblado del mundo árabe con 100 millones de habitantes, mantiene al mismo tiempo relaciones con Israel y Hamás, movimiento considerado "terrorista" por el Estado hebreo, la Unión Europea y Estados Unidos.

A través de su mediación, Egipto busca recuperar su papel histórico en la región. En 2014, El Cairo ya fue el impulsor de un alto el fuego tras la sangrienta guerra de varias semanas entre el Estado hebreo y Hamás.

Egipto también envió ayuda médica y alimentaria la semana pasada a la Franja de Gaza a través del punto de paso fronterizo de Rafah. La apertura excepcional de esta frontera terrestre durante el conflicto permitió además trasladar heridos palestinos a hospitales egipcios.

La terminal de Rafah es la única puerta al mundo de la Franja de Gaza que no controla Israel, que desde hace 15 años impone un bloqueo al enclave palestino en el que viven dos millones de personas.

Egipto fue en 1979 el primer país árabe en firmar un tratado de paz con Israel.

bur-emp/bfi/mar/tjc