Villas-Boas vive "un sueño" al participar en el Rally de Portugal

André Villas-Boas, antiguo entrenador del Olympique de Marsella, Chelsea y Oporto entre otros, y "apasionado del automovilismo", "vive un sueño" al participar por primera vez en el Mundial de Rallies (WRC) en Portugal, de viernes a domingo.

"Gonçalo (Magalhães, su copiloto) y yo nos conocemos desde hace tres años y vivimos un sueño", aseguró este jueves el técnico portugués en conferencia de prensa, quien pilotará un Citroën C3 N.57 en categoría WRC3, reservada a los pilotos privados.

Competidor por naturaleza, Villas-Boas, de 43 años, no olvida que es un piloto amateur cuya preparación se limita a un rally local de 50 kilómetros y a unos ensayos bajo la lluvia que terminaron con una suspensión rota.

"Tengo un problema, dos partes de mí se oponen: el competidor de fútbol y el piloto amateur razonable", confesó.

Pero su lucha por el momento no será contra el crono. "Debo tomarlo con calma. El objetivo es terminar la carrera", añadió.

El siete veces campeón del mundo de rallies francés Sébastien Ogier, al que Villas-Boas regaló una camiseta del Marsella, le dio el mismo consejo: "tomarlo con suavidad y divertirse".

Procedente de una familia apasionada por los deportes mecánicos (su padre le llevaba a ver los Grandes Premios de F1 en Estoril y su tío participó en el Dakar), Villas-Boas quiere también que el evento le sirva para "dar a conocer" su fundación de caridad 'Race for Good'.

Villas-Boas, que este año dirigió al Marsella hasta que renunció al cargo en febrero, participó en el Dakar-2018, abandonando por una lesión en la espalda.

Preguntado sobre su futuro profesional, Villas-Boas, que está sin club desde su marcha del Marsella, no dio ninguna información.

"El mercado de entrenadores de fútbol es muy competitivo y, normalmente, se activa en mayo. Esperemos a ver qué pasa", se limitó a responder.

pel/bde/iga/pm