Renuncia ministro libanes de Exteriores tras dichos que ofendieron a países del Golfo

El ministro de Relaciones Exteriores libanés, Charbel Wehbé, renunció este miércoles a su cargo después de realizar declaraciones que enfurecieron a las monarquías del Golfo, a las que el ministro acusó de tener vínculos con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Recibido por el presidente Michel Aoun, de quien es muy cercano, Wehbé pidió "abandonar sus funciones y responsabilidades", indicó en un breve comunicado desde el palacio presidencial.

Después, Aoun solicitó a Zeina Akkar, ministra de Defensa y viceprimera ministra, "que ejerza tareas como ministra de Relaciones Exteriores en funciones", además de su propia cartera, de acuerdo a un comunicado de prensa de la presidencia.

El lunes de noche, durante un debate emitido por una cadena estadounidense en árabe, Wehbé aludió a las ricas monarquías conservadoras del Golfo como responsables del apogeo del EI.

Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y también Kuwait convocaron a embajadores o encargados de negocios del Líbano en sus territorios al día siguiente, en tanto el secretario general del Consejo de Cooperación del Golfo criticó los dichos del ministro libanés.

En un comunicado, Riad abrió el abanico de críticas expresando "su rechazo y condena" a las "declaraciones vergonzosas" del ministro.

Las relaciones entre Riad y Beirut son tensas desde años años, puesto que los sauditas deploran en particular la influencia regional del movimiento chiita Hezbolá, aliado de su gran rival regional, Irán.

Este asunto se ha vuelto aún más vergonzoso para Líbano, dado que sus funcionarios no ocultan su intención de apostar por una posible ayuda financiera del Golfo para reactivar su economía moribunda en este país colapsado.

tgg/bek/mdz/age/mb