La cerveza alemana aún debe abrirse paso en los 'pubs' ingleses

ARCHIVO - Dos personas brindan con cerveza en Alemania. Foto: Angelika Warmuth/dpa
ARCHIVO - Dos personas brindan con cerveza en Alemania. Foto: Angelika Warmuth/dpa

Visiblemente sedientos y muy felices, los británicos vuelven a acudir a las cervecerías tras varios meses de sequía a causa de los cierres impuestos en el Reino Unido para evitar una propagación del coronavirus.

Los volúmenes del negocio de las cervecerías ya son enormes y los locales están reservados desde hace semanas. Atrás quedaron los malos tiempos del coronavirus cuando hubo que tirar millones de litros de cerveza de barril porque los bares estaban cerrados.

Estas imágenes de una lenta vuelta a la normalidad tras el cierre de varios meses probablemente no complazcan a los cerveceros alemanes. Esto puede parecer extraño, pero tiene un trasfondo concreto: en los "pubs" corre muy poca cerveza alemana de barril.

La bebida proveniente del país de los cerveceros está claramente en desventaja en el grifo británico.

"La mayoría de los 'pubs' británicos son propiedad de grandes empresas que compran grandes cantidades de cerveza para sus miles de locales y, por lo tanto, reciben considerables descuentos de las empresas cerveceras mundiales", explica a dpa la experta en cervezas Jane Peyton.

Algunas empresas como Heineken poseen cientos de bares donde sirven sus propias marcas, en este caso, Foster's o Amstel. "Quizá las cerveceras alemanas no han sido tan agresivas en sus ventas y marketing en el sector de los 'pubs'", señala. 

En efecto, el acceso al mercado de las lager, como se denominan en el Reino Unido todas las cervezas de baja fermentación como las pilsner, es muy difícil, algo que incluso admitió a dpa un empresario alemán, que pidió no ser identificado. Marcas como Stella Artois, Kronenbourg o Heineken se han repartido el mercado.

Esto también lo perciben las cerveceras locales más pequeñas. "La mayoría de los bebedores británicos de cerveza eligen marcas conocidas", indica Peyton. "Si por ejemplo tienen que elegir entre una Peroni italiana y una cerveza artesanal de una pequeña cervecera británica que no conocen, elegirán la Peroni, aunque la otra cerveza sea una auténtica lager", detalla la experta.

Si bien Gran Bretaña es considerada la tierra de la cerveza del tipo ale, de fermentación alta, Peyton destaca que la cerveza rubia lager constituye el 90 por ciento del consumo de cerveza.

La especialista, que ofrece cursos online sobre las distintas bebidas alcohólicas y organiza catas de cerveza, vino y sidra, comenta que si bien a menudo se fabrica cerveza rubia en el Reino Unido no existe una verdadera lager británica. La marca más popular, Carling, que el organismo de la industria -la British Beer and Pub Association- promociona como "fabricada en el Reino Unido" es propiedad de la canadiense Molton Coors.

Los cerveceros británicos siempre han elaborado cerveza ale. Pero cuando en los años setenta se empezaron a popularizar las lager no siguieron esa tendencia y así comenzaron a imponerse las marcas internacionales.

Si bien no en los bares, pero sí en los supermercados, las cerveceras alemanas se benefician de la afición de los británicos por la cerveza rubia lager.

El año pasado, marcado por la pandemia del coronavirus, las exportaciones de cerveza alemanas al Reino Unido registraron un aumento del 25 por ciento, según informó a dpa Rodger Wegner, director de la asociación alemana independiente VAB, especializada en la exportación de cerveza de empresas productoras domiciliadas en Alemania, con excepción del estado federado de Baviera. 

A diferencia de los bares y restaurantes, los supermercados se mantuvieron abiertos durante los cierres por la pandemia, lo que generó un aumento considerable de las ventas de cervezas alemanas.

"La exportación de cerveza con alcohol de Alemania al Reino Unido ha evolucionado muy positivamente en los últimos cinco años", indica Wegner. Según los registros, mientras que en 2015 se exportaron 409.000 hectolitros de cerveza con alcohol, las ventas en 2020 aumentaron hasta los 699.000 hectolitros.

La cerveza alemana es popular en el Reino Unido desde hace mucho tiempo y cuando aparecieron las lager, los cerveceros dieron a sus cervezas nombres alemanes.

Por otra parte, para los cerveceros alemanes también es muy importante en este momento que "el Reino Unido es claramente el mayor mercado de destino de cerveza sin alcohol de Alemania a nivel mundial", resalta Wegner.

Así es como en el año 2020, la cuota de cerveza sin alcohol sobre el volumen total de las exportaciones alemanas de cerveza al Reino Unido fue de casi un 18 por ciento. A título comparativo, la cerveza sin alcohol representa un 6 por ciento de las exportaciones mundiales. En este sector, las cerveceras alemanas parecen estar aprovechando un nicho en el mercado.

"Hasta hace poco no había ninguna cervecera británica que produjera cerveza sin alcohol, por lo que los 'pubs' y los supermercados han optado por marcas alemanas como Beck's Blu y Erdinger sin alcohol. Son nombres muy conocidos y eso es importante para los clientes", señala Peyton.

No obstante, este mercado es dinámico y aún no está tan arraigado como el de la cerveza lager. Las pequeñas cervecerías se están especializando en la cerveza sin alcohol e incluso grandes empresas como Heineken están promocionando fuertemente sus productos. "Las marcas alemanas sin alcohol tendrán que defender su cuota en el Reino Unido", afirma la experta cervecera británica.

dpa