Una expresidenta quiere ser jefa de la ONU... pero su candidatura es simbólica

La expresidenta de Ecuador Rosalía Arteaga busca ser secretaria general de la ONU con una candidatura simbólica impulsada por la sociedad civil. ¿Su meta? "Perturbar" la probable reelección de Antonio Guterres y reformar el sistema.

Arteaga aseguró el miércoles en una videoconferencia de prensa que tiene el apoyo del gobierno ecuatoriano, necesario para ser candidato formal a jefe de la ONU. El puesto es ocupado desde 2017 por el portugués Guterres, que busca la reelección por un mandato de cinco años.

Pero Arteaga pidió a Quito no presentar su candidatura formalmente ya que quiere ser "la candidata de la sociedad civil", y provocar así una "perturbación" en las Naciones Unidas y reformas en su sistema electoral interno.

"En más de 70 años, al sentir que nunca una mujer ha sido secretaria general de la ONU, esto es algo que debemos cambiar y debemos cambiarlo porque la sociedad mundial lo está pidiendo", dijo Arteaga, de 64 años, fugaz presidenta de Ecuador en 1997.

- Un proceso "increíblemente opaco" -

"Yo no estoy rechazando el apoyo del gobierno ecuatoriano" pero "creo que es mejor mantener esta candidatura simbólica", explicó. "Ha llegado la hora de que la sociedad civil pueda poner candidatos sin el apoyo de países".

Su candidatura es impulsada por Forward, un movimiento progresista creado hace un mes y medio por jóvenes activistas basados en Londres que buscan "desafiar al secretario general de la ONU" y denuncian el proceso electoral "increíblemente opaco" de la organización que no acepta candidatos de la sociedad civil, dijo su co-fundador Andrea Venzon.

"El proceso de selección para el mayor puesto diplomático del mundo no puede ser manejado como en un club masculino. Tenemos que solucionar esto (...) Seguiremos peleando por reformas (...) para que la sociedad civil pueda participar", indicó Venzon. Asegura que la candidatura de Arteaga es apoyada por "miles de personas de más de 70 países".

De ser designada, dijo que su plataforma se centrará en la defensa de los derechos de las mujeres, los derechos humanos, la lucha contra el cambio climático, temas de género y "el proceso de vacunación" que debe ser "universal" y del cual Guterres "no habla mucho".

El mandato de Guterres, de 72 años, culmina a fines de diciembre, y le tocará a la Asamblea General de la ONU confirmar formalmente durante el año su prolongación para un segundo y último mandato.

Los cinco miembros del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia), cuya aprobación es crucial, lo apoyan, dijeron a la AFP fuentes diplomáticas.

Los candidatos a secretario general deben presentar sus programas a la Asamblea General este viernes, pero el único candidato oficial es Guterres, apoyado oficialmente por Portugal. Además de Arteaga hay otros siete "solicitantes", varios de ellos mujeres, sin apoyo formal de sus países.

El Consejo de Seguridad rechaza la aceptación de candidatos que no tengan el apoyo de sus países, según el presidente de la Asamblea General.

"Creo que estamos dando los primeros pasos en la participación y renovación de la ONU, en el proceso de cómo seleccionar sus autoridades. ¿Por qué? Porque todo es sobre el Consejo de Seguridad, y el mundo es más que el Consejo de Seguridad", dijo Arteaga.

Arteaga fue vicepresidenta de Ecuador de 1996 hasta febrero de 1997, cuando el entonces presidente Abdalá Bucaram fue destituido por incapacidad mental.

Bucaram fue reemplazado inmediatamente por el jefe del Congreso, pero Arteaga luchó para ser designada presidenta como preveía la Constitución. Lo logró y fue designada como la primera presidenta de Ecuador, pero su mandato duró apenas un par de días, ya que renunció cuando el Congreso reformó rápidamente la Constitución para que el jefe del Legislativo volviera a asumir el mando.

En febrero, Honduras llamó a los 193 países que integran la ONU a presentar candidaturas de mujeres al puesto de secretario general, pero no tuvo eco.

Otra ecuatoriana, la excanciller María Fernanda Espinosa, fue la primera mujer latinoamericana en presidir la Asamblea General de la ONU en 2018-2019.

lbc/gm