EEUU presiona a Taiwán para suministrar más chips a los fabricantes de automóviles

FOTO DE ARCHIVO: El logotipo de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co (TSMC) en su sede, en Hsinchu, Taiwán, el 19 de enero de 2021. REUTERS/Ann Wang
FOTO DE ARCHIVO: El logotipo de Taiwan Semiconductor Manufacturing Co (TSMC) en su sede, en Hsinchu, Taiwán, el 19 de enero de 2021. REUTERS/Ann Wang

Por David Lawder y David Shepardson

WASHINGTON, 4 may (Reuters) - El Departamento de comercio de Estados Unidos está presionando a Taiwan Semiconductor Manufacturing Co Ltd y otras firmas taiwanesas para que prioricen las necesidades de los fabricantes de automóviles estadounidenses con el fin de aliviar la escasez de chips en el corto plazo, según dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo.

Raimondo declaró el martes en un evento del Consejo de las Américas que, a más largo plazo, era necesario aumentar la inversión para producir más semiconductores en Estados Unidos y que se debían deslocalizar otras cadenas de suministro esenciales, incluso hacia países aliados.

"Estamos trabajando duro para ver si podemos conseguir que los taiwaneses y TSMC, que es una gran empresa allí, den prioridad a las necesidades de nuestras empresas automovilísticas, ya que hay muchos puestos de trabajo estadounidenses en juego", dijo Raimondo en respuesta a una pregunta de un ejecutivo de General Motors Co.

"Como he dicho, no hay un día que no ejerzamos presión sobre eso", dijo, añadiendo que la solución a medio y largo plazo sería "simplemente fabricar más chips en Estados Unidos".

El miércoles, TSMC dijo que abordar la escasez seguía siendo su máxima prioridad.

"TSMC ha estado trabajando con todas las partes para aliviar la escasez de suministro de chips para automóviles, entendemos que es una preocupación compartida por la industria automotriz mundial", dijo en un comunicado a Reuters.

El mes pasado, el director ejecutivo C C Wei dijo que TSMC había estado trabajando con clientes desde enero con el objetivo de reasignar más capacidad para apoyar a la industria del automóvil, pero la escasez se agravó debido a una tormenta de nieve en Texas y una interrupción de la producción de la fábrica en Japón.

Wei espera que la escasez de chips para los clientes de la empresa en el sector del automóvil se reduzca considerablemente a partir del próximo trimestre.

La ministra de Economía de Taiwán, Wang Mei-hua, dijo a los legisladores en Taipéi que muchos países habían pedido ayuda al Gobierno y a TSMC.

"Sin embargo, TSMC tiene un procedimiento comercial y debe cumplir con las normas comerciales", dijo el miércoles, sin dar más detalles.

El Departamento de Comercio tiene previsto celebrar una reunión con los fabricantes de automóviles la próxima semana para tratar el tema de la escasez de chips, dijeron fuentes informadas sobre el asunto. Un portavoz del Departamento de Comercio declinó hacer comentarios.

El director legislativo de United Auto Workers, Josh Nassar, dijo en un testimonio escrito para una audiencia en la Cámara de Representantes de Estados Unidos el miércoles que la escasez de chips había provocado el despido de "decenas de miles de trabajadores".

También añadió: "Está claro que tenemos que reforzar la producción nacional de semiconductores de calidad para automóviles."

La semana pasada, Ford Motor Co advirtió que la escasez de chips podría reducir la producción del segundo trimestre a la mitad, lo que le costaría unos 2.500 millones de dólares y alrededor de 1,1 millones de unidades de producción perdidas en 2021. El viernes, GM dijo que prolongaría las interrupciones de producción en varias fábricas norteamericanas debido a la escasez.

El 12 de abril, el presidente Joe Biden convocó a ejecutivos de la industria de los semiconductores y del automóvil para analizar soluciones a la crisis. Apuesta por 50.000 millones de dólares para apoyar la fabricación de chips y la investigación en Estados Unidos.

(Información de David Lawder y David Shepardson en Washington; Información adicional de Ben Blanchard, Yimou Lee y Jeanny Kao en Taipei; Edición de Stephen Coates y Clarence Fernandez; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)