Coe defiende las medidas sanitarias ante la preocupación de los japoneses

El presidente de la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics), Sebastian Coe, dijo que comprende las preocupaciones de los japoneses ante la disputa de los Juegos Olímpicos en Tokio en plena pandemia del covid-19, pero subrayó la importancia de las medidas sanitarias para poder celebrar el evento.

Según los sondeos, una mayoría de la población japonesa es partidaria de que los Juegos, que deben inaugurarse el 23 de julio, sean aplazados o cancelados.

Una media maratón a modo de test fue organizada este miércoles en Sapporo (norte), en un momento en el que las regiones de Tokio y Osaka, entre otras, están en régimen de emergencia sanitaria por la pandemia, en un contexto en el que la vacunación avanza lentamente en el archipiélago.

"Puedo comprender el nerviosismo de la población sobre los Juegos y nos lo tomamos muy en serio", afirmó el excampeón olímpico al término de esta prueba-test. "Tenemos protocolos para el covid que han sido aplicados y probados, y lo he podido constatar esta mañana. Nos tomamos muy en serio la salud y el bienestar de la comunidad local", aseguró.

El maratón olímpico y otras pruebas de atletismo se disputarán en Sapporo, donde los casos de covid están cerca de sus niveles récord.

Miembros de los equipos de seguridad mostraban este miércoles señales donde se leía "no vean la carrera, por favor" para intentar limitar las aglomeraciones. Los pocos espectadores que seguían la carrera con mascarilla se dedicaban a aplaudir, pero no proferían gritos de ánimo ni cánticos.

Coe, que dirigió el Comité de Organización de los Juegos de Londres-2012, añadió que es "muy importante" que el mundo pueda afrontar la salida de la pandemia "con optimismo".

"Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos serán el emblema de ese optimismo y de esa esperanza. Es importante que se desarrollen con normalidad y con toda seguridad", añadió.

Unas 2.700 personas participaron de una forma u otra en el evento-test de este miércoles.

Los participantes procedentes del extranjero tuvieron que someterse a un test del covid antes de la salida de su viaje y a otro a su llegada a Japón, a lo que siguieron test diarios.

Según un responsable del Comité de Organización, Yasuo Mori, no se ha detectado por ahora ningún caso entre los atletas, que residen en hoteles sin contacto con la población local.

kaf-si/jld/dr