Recuerdan a víctimas de masacre de FedEx en Indianápolis

INDIANÁPOLIS, Indiana, EE.UU. (AP) — El gobernador de Indiana dijo el sábado miembros de la comunidad sij y otras personas estar consciente de que su angustia no ha terminado, durante un acto en un estadio de fútbol americano del centro de Indianápolis en que se recordó a las ocho personas asesinadas en un tiroteo en un almacén de FedEx.

El acto de tres horas en el estadio Lucas Oil tuvo lugar dos semanas después que un exempleado de FedEx matara a tiros a las ocho personas, entre ellas cuatro de la comunidad sij de Indianápolis, antes de suicidarse. Las autoridades no han dado a conocer algún motivo de la masacre del 15 de abril.

Bajo el techo abierto del estadio, el gobernador republicano Eric Holcomb señaló en su discurso de apertura que la ciudad capital “aún no se recupera del impacto de aquella noche sombría”.

“Nunca imaginé que vería un día como éste ni la causa para esta reunión como una razón para nuestra unificación”, dijo Holcomb ante cientos de personas en el estadio de los Colts de Indianápolis. "¿Por qué un día tiene que ser tan sombrío? ¿Por qué debe la tragedia golpear y desgarrar una comunidad, destrozar a la humanidad? Este dolor con seguridad persistirá mientras sigamos lidiando con la pérdida todos nuestros días venideros”.

En una carta leída durante la ceremonia, el exvicepresidente Mike Pence destacó el dolor particular de la comunidad sij, cuyos miembros “forman parte del tapiz de esta nación”.

“Sepan que nuestros corazones y nuestras oraciones están con todos ustedes”, afirmó Pence, quien fue gobernador de Indiana. “Nos sumamos a nuestros congéneres hoosiers (habitantes de Indiana) en todo el estado de Indiana y a los estadounidenses en todo el país para expresar nuestras sentidas condolencias... Ustedes han estado en nuestros corazones desde aquella terrorífica noche, y ustedes continúan hoy en nuestras oraciones”.

El sijismo, una fe monoteísta fundada hace más de 500 años en la región del Punjab de India, es la quinta religión más grande del mundo, con unos 25 millones de adeptos, de ellos alrededor de 500.000 en Estados Unidos.

El alcalde de Indianápolis, Joe Hogsett, dijo en que su mensaje dirigido a la comunidad sij, los inmigrantes y “cualquiera quien se sienta amenazado por este acto simplemente por ser quienes son” que son “bienvenidos en Indianápolis, y es responsabilidad de todos nuestros habitantes garantizar que ustedes sepan que esto es verdad”.