Comisión recomienda cese de ministro de Salud de El Salvador

SAN SALVADOR (AP) — A pocos días de concluir su gestión, la Asamblea Legislativa aprobó el jueves el informe de una comisión especial que investigó la gestión del gobierno de El Salvador durante la pandemia del coronavirus y recomendó al presidente, Nayib Bukele, que destituya al ministro de Salud.

El informe, avalado por 43 de los 84 diputados del Congreso unicameral, fue impulsado por los partidos opositores Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y Partido Demócrata Cristiano (PDC), que controlan todas las decisiones de la legislatura que concluye sus funciones el 30 de abril.

Los diputados recomendaron el cese de Francisco Alabí “por las irregularidades encontradas, falta de transparencia y conflicto de intereses” tras la investigación de la comisión especial. Según la Constitución, Bukele no está obligado a acatar la recomendación de los legisladores.

En sus conclusiones, la comisión asegura que durante la etapa más crítica el gobierno no tuvo un plan de manejo integral de la pandemia, y si existió no fue dado a conocer a la población.

Además, apuntó que se manejaron de manera poco transparente datos estadísticos como fallecidos, casos confirmados y pruebas realizadas, y cuestionó un préstamo de 25 millones de dólares del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) al gobierno añadiendo que “no está definida la forma en que se realizará el reintegro de dicho recurso financiero a la institución”.

El informe será remitido a la Fiscalía General, al Tribunal de Ética Gubernamental y a la Corte de Cuentas para que se investigue la posible comisión de delitos por parte del Consejo Directivo del ISSS y de la actual directora del Seguro Social en relación con el préstamo. También se enviará a la Organización Panamericana de la Salud, a la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a Human Rights Watch y al Congreso y al Senado de Estados Unidos.

El país centroamericano ha registrado 68.161 contagios y 2.089 decesos por COVID-19 desde el inicio de la pandemia, según la Universidad Johns Hopkins.

Desde el 17 de febrero, El Salvador ha aplicado la primera dosis de la vacuna contra el virus a 622.912 personas, incluyendo médicos, personal sanitario, soldados, policías, maestros y personal administrativo de escuelas y universidades públicas y privadas.

Bukele anunció el jueves en su cuenta de Twitter que “ya se habilitaron las citas para la vacunación contra el COVID-19 para todos los mayores de 55 años. Se mantienen activas todas las personas que pertenecen a las fases anteriores”.