Ruhani: enriquecer uranio al 60% es respuesta a la "maldad"

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — El presidente de Irán describió el miércoles la decisión de Teherán de enriquecer uranio hasta el 60% luego del ataque de saboteadores a una planta nuclear como “una respuesta a su maldad”, y vinculó el incidente al diálogo que mantiene en Viena con las potencias mundiales por su maltrecho pacto.

Se sospecha que Israel, que no ha realizado comentarios sobre el incidente, pueda haber llevado a cabo el asalto del fin de semana a las instalaciones nucleares de Natanz como parte de una guerra en la sombra, cada vez más intensa, entre las dos naciones rivales.

Irán anunció el martes que enriquecerá uranio al nivel más alto de su historia en respuesta al ataque, lo que podría derivar en nuevas represalias ya que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha prometido que nunca permitirá que Teherán obtenga un arma nuclear. En dos ocasiones, su país bombardeó preventivamente a naciones de Oriente Medio para frenar sus programas atómicos.

Hablando ante su gobierno, un apasionado Hasán Ruhani dijo que las dañadas centrifugadoras IR-1 de primera generación de Natanz serán sustituidas por las IR-6, más avanzadas y que enriquecen uranio mucho más rápido.

”Querían dejar nuestras manos vacías durante las conversaciones, pero nuestras manos están llenas", afirmó el mandatario.

El mandatario se refería a las conversaciones en marcha en Viena, en las que se busca una fórmula para que Washington regrese al pacto y la República Islámica cumpla sus limitaciones. El acuerdo impidió que Teherán almacenase uranio altamente enriquecido suficiente para un arma nuclear a cambio de un alivio de las sanciones económicas en su contra.

“El enriquecimiento al 60% es una respuesta a su maldad (...) Les cortamos las dos manos, una con centrifugadoras IR-6 y la otra con el 60%”, añadió.

Ruhani acusó también a Israel de estar detrás del incidente en Natanz.

“Aparentemente, este es un ataque de los sionistas. Si los sionistas toman acciones contra nuestra nación, nosotros responderemos", dijo sin ofrecer más detalles.

En Jerusalén, en un acto para conmemorar el Día de la Memoria, Netanyahu pareció referirse a Irán.

“Nunca debemos permanecer apáticos ante las amenazas de guerra y exterminio de quienes buscan eliminarnos".

En un primer momento, las autoridades dijeron que el enriquecimiento comenzaría el miércoles. Sin embargo, en un tuit a primera hora de la mañana, el enviado de Irán ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Kazem Gharibadadi, sugirió que podría iniciarse más tarde y que se haría solo en dos cascadas de centrifugadoras IR-4 y IR-6 en Natanz. Una cascada es un grupo de centrifugadoras que trabajan juntas para enriquecer uranio más rápidamente.

“La modificación del proceso acaba de comenzar y esperamos acumular el producto la próxima semana", escribió Gharibadadi.

Más tarde publicó una carta dirigida al director general de la OIEA, Rafael Grossi, en la que advirtió contra “cualquier temeridad del régimen israelí” contra instalaciones nucleares iraníes.

Irán insiste en que su programa nuclear tiene fines pacíficos, aunque Occidente y la OIEA dicen que Teherán tenía un programa nuclear organizado por el ejército hasta finales de 2003. Sin embargo, el histórico pacto con las potencias extranjeras le impidió tener suficientes reservas de uranio para tratar de fabricar un arma nuclear.

Un reporte anual de inteligencia de Estados Unidos publicado el martes mantuvo la evaluación de Washington de que “Irán no está realizando actualmente actividades clave para el desarrollo de armas nucleares que consideramos que serían necesarias para producir un dispositivo nuclear”.

Las conversaciones de Viena buscan revivir el papel de Estados Unidos en ese acuerdo, que abandonó en 2018 por iniciativa del expresidente Donald Trump, y levantar las sanciones que éste impuso. En sus declaraciones del miércoles, Ruhani insistió en que Irán sigue tratando de negociar un acuerdo sobre su programa en Viena.

El incidente del fin de semana en Natanz fue descrito inicialmente como un apagón en la red eléctrica que alimentaba a los talleres en la superficie y a las salas de enriquecimiento subterráneas, pero más tarde, las autoridades iraníes comenzaron a referirse a él como un ataque.

___

Los periodistas de The Associated Press Nasser Karimi en Teherán, Irán, e Ilan Ben Zion en Jerusalén, contribuyeron a este despacho.