Presidente de Costa Rica dice que reducir déficit será su legado

Carlos Alvarado, Costa Rica's president, speaks during an interview at the presidential residence in San Jose, Costa Rica, on Thursday, May 9, 2019. Costa Rica's government says it is close to getting the green light to return to global credit markets and bolster investor confidence after a sell-off in the nation's bonds and currency last year.
Carlos Alvarado, Costa Rica's president, speaks during an interview at the presidential residence in San Jose, Costa Rica, on Thursday, May 9, 2019. Costa Rica's government says it is close to getting the green light to return to global credit markets and bolster investor confidence after a sell-off in the nation's bonds and currency last year.

(Bloomberg) -- El presidente de Costa Rica dice que pondrá fin a años de préstamos excesivos del Gobierno, incluso si esto perjudica su popularidad.

Carlos Alvarado, a quien le queda poco más de un año en el cargo, está luchando para aprobar recortes de gastos y aumentos de impuestos, y reducir el déficit fiscal que llevó al país al borde de la crisis hace dos años. También está presionando para la aprobación de un programa con el Fondo Monetario Internacional.

“Uno de los legados que quiero dejar a este país y particularmente a las generaciones futuras es la estabilidad fiscal y la responsabilidad fiscal”, dijo el presidente en una entrevista por video. “Es mi costo político, mi culpa, por así decirlo, pero esto se debe aplicar”.

Aprobar aumentos tributarios y frenar el gasto es particularmente difícil porque la economía sigue muy impactada por la pandemia, pero en Costa Rica hay una sensación de urgencia. El país evitó por poco un pánico financiero total a fines de 2018, cuando sus bonos y divisas se derrumbaron porque los inversionistas perdieron la paciencia después de años de no lograr reducir sus déficits crónicos.

Argentina implementó medidas de austeridad respaldadas por el FMI a medida que la economía entraba en recesión en 2018, lo que llevó a Mauricio Macri a perder la presidencia. El esfuerzo de Ecuador por reducir el gasto para alcanzar los objetivos bajo su plan del FMI en 2019 desencadenó manifestaciones que paralizaron franjas de la nación con bloqueos de carreteras estratégicamente ubicados, hasta que el Gobierno retrocedió.

En Costa Rica, sindicatos del sector público están haciendo campaña contra las medidas de Alvarado, aunque las protestas hasta ahora han sido relativamente moderadas.

Alvarado, de 41 años, dice que puede obtener suficientes votos en el Congreso para la aprobación de un programa de tres años y US$1.780 millones del FMI. Dice que también tiene suficiente apoyo para aprobar un proyecto de ley de empleo público, una reforma clave en virtud del acuerdo con el FMI, que frenaría los aumentos salariales para los funcionarios del Gobierno.

El déficit fiscal de Costa Rica se amplió a 8,1% del producto interno bruto el año pasado, a medida que los ingresos cayeron en medio de la pandemia. El programa del FMI apunta a un superávit fiscal primario, que excluye los pagos de intereses sobre la deuda nacional, para 2023.

Plan A

Alvarado dijo que espera que la legislatura apruebe el préstamo del FMI para junio, y dijo que el proyecto de ley sobre empleo público se votará en mayo. Luego se enviará a la Sala Constitucional para su revisión antes de una votación definitiva en el Congreso, dijo. El poder ejecutivo solo controla la agenda legislativa hasta agosto, por lo que Alvarado quiere una rápida aprobación de ambos proyectos de ley antes de ese mes.

“Ese es el plan A y nos queremos quedar con el plan A”, dijo. “Sé que es muy difícil, pero estamos en una crisis, así que estamos presionando para que eso suceda”.

Indicó que es importante que los Gobiernos municipales y las universidades estén incluidos en los límites del gasto. Algunos legisladores intentaron excluirlos de la reforma, y analistas advirtieron que diluir el proyecto de ley podría representar riesgos para el programa del FMI y el repunte de los bonos de la nación.

El Gobierno probablemente también buscará la autorización del Congreso para emitir bonos globales y pronto comenzará las discusiones con los partidos políticos sobre el monto y los términos, dijo Alvarado.

Los bonos de Costa Rica se dispararon en enero cuando el Gobierno aceptó su acuerdo con el FMI. Los bonos en dólares del país con vencimiento en 2045 ahora tienen un rendimiento de 7,2%, a la baja frente a 10,5% de hace un año. Según la ley local, el Congreso debe aprobar todos los préstamos externos.

Costa Rica nunca implementó una cuarentena estricta durante la pandemia, y su economía sufrió menos que sus pares regionales el año pasado, contrayéndose 4,5%. El peor daño fue para el sector turístico, principal fuente de divisas del país.

El país reabrió por completo las fronteras aéreas en noviembre y las fronteras terrestres esta semana, pero la nación aún solo recibe alrededor de una quinta parte de los viajeros a los que está acostumbrada, dijo Alvarado. Antes de la pandemia, millones de visitantes acudían en masa a Costa Rica cada año para visitar sus playas, volcanes y bosques tropicales, lo que generó US$4.000 millones para el país en 2019.

Costa Rica fue uno de los primeros países de América Latina en recibir vacunas contra el coronavirus, y el Gobierno apunta a un millón de inoculaciones para fines de mayo, aproximadamente el 20% de la población del país.

La economía se expandirá 2,6% este año y 3,3% en 2022, según el FMI. Multinacionales como Amazon.com Inc, AstraZeneca Plc y Intel Corp están apoyando la recuperación, con la expansión de sus operaciones en el país, dijo Alvarado.

Nota Original:Costa Rica President Says Cutting the Deficit Will be His Legacy

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2021 Bloomberg L.P.