José María Franco, testigo directo de la relación de Rocío Carrasco y Antonio David, incapaz de posicionarse

22/11/2007 José María Franco, en una imagen de archivo
EUROPA ESPAÑA SOCIEDAD
22/11/2007 José María Franco, en una imagen de archivo EUROPA ESPAÑA SOCIEDAD


MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Chófer y hombre 'para todo' de Rocío Jurado, José María Franco es una de las personas que mejor conoce la relación de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, puesto que la vivió, como se dice comunmente, 'de primera mano'. Personaje "oscuro" y acusado ser "capaz de cualquier cosa" por dinero, el extrabajador de 'La más grande' se ha convertido en los últimos años en uno de los azotes de la familia Jurado, siendo especialmente duro con Rociíto y Fidel, aunque tampoco le ha temblado la voz para desenmascarar a Antonio David en más de una ocasión, acusándolo, entre otras cosas, de haber agredido a su exmujer o de haber tenido un affaire con Chayo Mohedano.

Ahora, en plena polémica por la emisión de la serie documental con la que Rocío cuenta 'su verdad para seguir viva', José María Franco ha reaparecido para hablar de la relación que la hija de 'La más grande' mantuvo con Antonio David Flores.

Y lo ha hecho pronunciándose sobre uno de los testimonios más desgarradores de Rociíto, que en el último capítulo de su docuserie ha relevado que Antonio David habría cometido una grave negligencia al entregarle al pequeño David con un brazo roto, un episodio que habría sucedido un viernes aunque el malagueño no lo habría llevado al médico en los tres días que estuvo con su hijo, descubriendo ella la lesión un domingo por la noche.

José María Franco asegura que Antonio David no sabía que el niño tenía el brazo roto y asegura que la caída del pequeño no se habría producido el viernes sino el domingo por la mañana. Unas polémicas declaraciones que demuestran que el exchófer no se posiciona en esta guerra a favor de ninguno de los dos. Y es que, como el polémico extrabajador de Rocío Jurado confiesa, tanto Rociíto como Antonio David tienen parte de culpa y ambos son responsables de haber llegado a esta terrible situación en la que sus hijos, Rocío y David, son las grandes víctimas.