Ministro turco dice que UE es la responsable del escándalo del sofá

Turquía consideró el jueves "injustas" las acusaciones en su contra por un fallo en el protocolo durante una visita a Ankara de la presidenta de la Comisión Europea, quien se quedó sin asiento y terminó en un sofá, argumentando que Bruselas sugirió la posición de los sillones.

"Las solicitudes de la UE fueron respetadas. Esto quiere decir que la disposición de los asientos se hizo siguiendo sus peticiones", dijo el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, en una rueda de prensa.

"Las acusaciones contra Turquía son injustas. Turquía es un Estado muy arraigado y no es la primera vez que recibimos a dignatarios extranjeros", agregó.

También afirmó que Turquía se sentía obligada a hacer esta aclaración ante las "acusaciones en su contra".

Los servicios de protocolo situaron a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un sofá el martes, en una reunión de presidentes de las instituciones de la Unión Europea con el jefe de Estado turco Recep Tayyip Erdogan en Ankara.

Sin embargo, al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se le atribuyó un sillón frente a Erdogan.

El ya llamado "SofaGate" abrió de inmediato una agria polémica sobre el trato reservado a la única mujer presente en la reunión, pero rápidamente se transformó en un debate sobre la importancia jerárquica entre Michel y Von der Leyen, y sus aparentes disputas.

fo/ezz/pz/bl-pc