El bricolage y los accidentes domésticos

ILUSTRACIÓN - No es raro que algún golpe de martillo dé en un dedo en lugar de en el clavo. Foto: Christin Klose/dpa
ILUSTRACIÓN - No es raro que algún golpe de martillo dé en un dedo en lugar de en el clavo. Foto: Christin Klose/dpa

Un segundo en el que no se prestó atención y el martillo cae sobre el dedo o la gubia termina clavada en la palma de la mano. Cuando se hacen trabajos artesanales o bricolage en casa, los accidentes están a la orden del día. Por eso, la Sociedad Alemana de Ortopedia y Cirugía de Accidentes (DGOU) recomienda trabajar con concentración.

Los expertos afirman que otras cosas que ayudan a evitar accidentes domésticos son usar zapatos firmes y no usar la mesa, un banquito tambaleante o una silla como reemplazo de una escalera para llegar a los lugares altos.

Enfriar, vendar, elevar

Sin embargo, si el accidente se produce de todas formas, algunos primeros auxilios pueden brindar cierto alivio. Si uno se golpea la mano, los cirujanos especialistas en accidentes recomiendan enfriar con hielo, comprimir y elevar.

En caso de martillarse un dedo, y si no se produce una herida abierta, se puede enfriar la zona con un paño húmedo. Si se produce un corte con un cuchillo, lo mejor es detener el sangrado con un paño limpio.

Observar las heridas y actuar en consecuencia

El paso siguiente es observar la herida. Si al día siguiente sigue habiendo molestia, es decir, dolor, o la hinchazón no cede, lo mejor es consultar con un médico para descartar fracturas u otras consecuencias.

Un derrame sanguíneo bajo la uña puede ser una señal de que se fracturó un dedo. Si después de sufrir heridas cortantes el dedo cosquillea o está insensibilizado, puede estar afectado un nervio, por lo que también es recomendable acudir al médico.

dpa