El "coronapase" en Dinamarca comienza a reabrir el país

Dinamarca comenzó el martes a utilizar el "coronapase", el nuevo instrumento para avanzar en la reapertura gradual del territorio que debe concluir a finales de mayo.

Disponible a través de una aplicación de telefonía celular, así como en formato papel, permite por el momento entrar en peluquerías, salones de belleza, o incluso escuelas para aprender a conducir, probando que el portador está vacunado, que ya contrajo el coronavirus -con un resultado positivo de entre 2 y 12 semanas- o bien que dio negativo en las últimas 72 horas.

"Hace tres meses que espero que me corten el pelo", confiesa a la AFP Rune Højsgaard, un informático de 42 años, encantado de poder finalmente entrar en una peluquería, recién reabierta.

"Hice una prueba el sábado, es válida hasta esta tarde. Estoy acostumbrado a realizar pruebas de detección de coronavirus una o varias veces a la semana, así que no es realmente un problema para mí", explica.

Tras casi cuatro meses de cierre, Pernille Nielsen, la peluquera, está "emocionada" de reencontrar a sus clientes.

"¡Hemos esperado tanto tiempo esta reapertura! Ahora, hacemos todo lo que podemos para poder reabrir y si eso es lo que hay que hacer (el coronapase), entonces lo hacemos", resume la responsable de la sala, contando con la cooperación de los clientes, que se apresuraron a reservar turnos tan pronto como abrió sus puertas, a finales de marzo.

Dinamarca es uno de los primeros países de Europa en aplicar este tipo de sistemas. La Comisión Europea está trabajando en el lanzamiento de un "certificado verde" digital para la libre circulación dentro de la UE.

En el país escandinavo, el "coronapase" no se utiliza por el momento para viajes, aunque el gobierno tiene la intención de hacerlo.

Será en cambio obligatorio para acceder a las terrazas de cafés, cuya reapertura está prevista el 21 de abril, y luego en los restaurantes, museos, teatros y cines a partir del 6 de mayo.

La reapertura casi general está prevista para el 21 de mayo, fecha elegida porque debe corresponder al final de la vacunación de los mayores de 50 años.

El "coronapase" es provisorio, aseguran las autoridades danesas, pero debería mantenerse en vigor hasta que toda la población danesa haya tenido acceso a la vacuna, en teoría durante el verano boreal.

- "Coronapase", ¿un problema más? -

Los empresarios que no exijan la presentación del "coronapase" serán sancionados con una multa de un mínimo de 470 dólares, y de hasta más de 7.000 en caso de reincidencia, precisó el ministerio de Justicia.

Para los clientes, la multa será de unos 390 dólares. Un dispositivo coercitivo que suscita también descontentos.

El sábado, el movimiento anti-restricciones "Men in Black" organiza una nueva manifestación en Copenhague contra el "coronapase".

Para los comerciantes, representa un problema más. "Es una responsabilidad irrazonable imponer (este control) a un comerciante. Sería mucho mejor si la policía realiza visitas de inspección, como los controladores en los trenes", estima Jakob Brandt, director de la federación de PYME SMVdanmark, en una entrevista al diario Politiken.

Los estudiantes de enseñanza secundaria que se reintegran parcialmente a sus centros escolares a partir del martes no están sujetos al requisito del "coronapase", pero se recomienda encarecidamente que todos los alumnos de más de 12 años y el personal docente se sometan a pruebas periódicas. En Dinamarca actualmente se pueden realizar más de 300.000 exámenes diarios de detección de covid-19.

Alrededor del 7% de los 5,8 millones de habitantes fueron totalmente vacunados, y el 13,3% recibió una primera dosis.

La campaña, que había comenzado más rápido que en cualquier otra parte de Europa, se vio frenada ya que la vacuna de AstraZeneca permanece suspendida en el territorio a la espera de nuevas evaluaciones de sus efectos secundarios.

cbw/map/fio/mab/mb