Kurdos sirios detienen a decenas de personas en campo de familiares de combatientes del EI (ONG)

Las fuerzas kurdas que controlan parte del norte de Siria realizaron este domingo un operativo de seguridad en el campo de desplazados de Al Hol, reciente escenario de asesinatos en serie, indicó una oenegé, que informó sobre decenas de detenciones de residentes sospechosos de pertenecer al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Dos funcionarios de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, integradas por milicias kurdas y varios grupos rebeldes) confirmaron a la prensa la operación, y uno de ellos afirmó que fue llevada a cabo con la cooperación de la coalición internacional antiEI.

El vasto campamento ubicado en el noreste del país en guerra, se ha transformado en una verdadera ciudad de carpas de campaña, albergando a casi 62.000 personas, el 93% de las cuales son mujeres y niños, de acuerdo a la ONU, que ha advertido frecuentemente sobre un deterioro de la situación de seguridad en el lugar.

Desde comienzos de este año han muerto violentamente allí al menos 40 personas, afirma el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Al Hol acoge a familias sirias e iraquíes, pero también a extranjeros provenientes de Europa o Asia, con sus hijos.

Este domingo de madrugada, las fuerzas kurdas lanzaron "un importante operativo de seguridad (...) contra la organización Estado Islámico" en el campamento y en la aldea contigua, donde se realizaron operaciones de búsqueda, señaló el OSDH.

La operación ha sido llevada a cabo en particular por la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG) y la policía local, señaló a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman, añadiendo que se instauró un toque de queda.

"Más de una treintena de mujeres y hombres fueron detenidos", señaló. "Los arrestos continúan", agregó.

Los detenidos de familias sirias o extranjeros son "sospechosos de apoyar al EI", afirmó Abdel Rahman.

El campo se ha visto conmovido por varios incidentes, a veces con intervención de partidarios del EI, incluyendo intentos de fugas y ataques contra guardias o trabajadores humanitarios.

Los funcionarios kurdos responsabilizan a células del EI por los asesinatos perpetrados, pero una fuente humanitaria también señaló que existen fuertes  tensiones tribales.

Al frente de la lucha contra el EI en Siria, las SDF, apoyadas por Washington, anunciaron el 23 de marzo de 2019 la caída del "califato" del EI, con la toma del último bastión yihadista de Baghuz tras batallas mortales y devastadoras.

Pero, dos años más tarde, el grupo yihadista de nuevo lanzó ataques mortíferos en el vasto desierto sirio, tanto contra las fuerzas kurdas como contra fuerzas del ejército del régimen de Bashar al Asad.

tgg/feb/zm/age/me