Apps chinas se unen a celebridades en revés a marcas de moda occidentales por Xinjiang

Varias personas caminan frente a una tienda del grupo sueco H&M en un complejo comercial en Pekín, China, el 25 de marzo de 2021. REUTERS/Florence Lo
Varias personas caminan frente a una tienda del grupo sueco H&M en un complejo comercial en Pekín, China, el 25 de marzo de 2021. REUTERS/Florence Lo

Por Ryan Woo, Anna Ringstrom y Victoria Waldersee

PEKÍN, 26 mar (Reuters) - La principal aplicación de transporte privado de China eliminó al minorista textil sueco H&M de sus listados, mientras celebridades chinas dejaban de apoyar a marcas extranjeras en medio de un creciente malestar por las acusaciones occidentales de "trabajos forzados" en Xinjiang.

H&M sufrió un revés público en China cuando los usuarios de redes sociales del país empezaron a hacer circular un comunicado que hizo la compañía el año pasado en el que anunciaba que no volvería a adquirir algodón de Xinjiang tras los reportes de uso de musulmanes uigures en trabajos forzados.

Gobiernos occidentales y grupos de derechos humanos acusan a las autoridades de la región occidental de detener y torturar a los uigures en campos, donde algunos exconvictos aseguran que fueron sometidos a adoctrinamiento ideológico. Pekín niega las acusaciones y describe los campos como centros de entrenamiento vocacional que ayudan a combatir el extremismo religioso.

Los resultados de búsqueda de H&M en la aplicación de transporte privado Didi Chuxing en las principales ciudades de China no arrojaron resultados el viernes. La firma no respondió de inmediato a una solicitud de comentario.

La ofensiva llevó al gigante del comercio electrónico chino Alibaba Group Holding Ltd, a la app de compras Meituan y al servicio de mapas del motor de búsquedas Baidu Inc a sacar a H&M de sus listas.

Otras marcas foráneas, como Burberry Group PLC, Nike Inc y Adidas AG, también se han enfrentado a la hostilidad en internet por comunicados similares sobre la no adquisición de algodón de Xinjiang.

La sección de derechos humanos del sitio web de H&M, hmgroup.com, no llevaba más el viernes el enlace al comunicado de 2020 sobre Xinjiang. La declaración era accesible aún a través de la dirección directa de la página.

Comunicados expresando preocupación o intolerancia ante el trabajo forzado en Xinjiang que podían verse previamente en los sitios web de Inditex, VF Corp, PVH y Abercrombie & Fitch ya no eran visibles el jueves.

"Debemos estar junto a las marcas que mantienen sus comunicados condenando la esclavitud y avergonzarnos de los que los están retirando. Es un momento de definición para esas marcas", dijo el europarlamentario francés Raphael Glucksmann, una de las 10 personas de la Unión Europea sancionadas por China por sus campañas en las redes sociales pidiendo a los minoristas que se opongan al trabajo forzado en Xinjiang.

"Los consumidores en Europa deben ejercer una presión contra las compañías que se retracten de sus comunicados", agregó.

La firma alemana de moda Hugo Boss dijo el jueves en su cuenta oficial en la red social china Weibo que "seguirá comprando y apoyando el algodón de Xinjiang".

No obstante, en un correo electrónico a Reuters el viernes, la portavoz Carolin Westermann dijo que su posición oficial es un comunicado en inglés sin fecha en su sitio web que afirma que "hasta ahora, Hugo Boss no ha adquirido ningún bien originado en la región de Xinjiang de proveedores directos".

La polémica llegó al mundo del espectáculo, ya que varias celebridades chinas abandonaron a marcas extranjeras como la estadounidense Nike. New Balance, Under Armour, Tommy Hilfiger y Converse -propiedad de Nike- han recibido críticas en China por declaraciones en contra del uso del algodón de Xinjiang.

Al menos 27 estrellas del cine y la canción chinas dijeron en los últimos dos días que dejarán de cooperar con marcas foráneas. Su decisión fue muy alabada por internautas chinos por ser patriótica y marcaba tendencia en la popular Weibo.

(Reporte de Ryan Woo y Gabriel Crossley en Pekín, Josh Horwitz en Shanghái, Victoria Waldersee en Lisboa, Anna Ringstrom en Estocolmo y William James, Sarah Young y Paul Sandle en Londres; escrito por Nick Macfie; editado en español por Carlos Serrano)