El cine francés entrega sus premios en medio de clamores por la reapertura de salas

El cine francés recompensó este viernes con el César de la mejor película a la comedia "Adieu les cons", en una ceremonia que se convirtió en un alegato a favor de reabrir las salas y reactivar la cultura, asfixiada por la pandemia.

Nominado como mejor largometraje extranjero, "La virgen de agosto", del español Jonás Trueba, no pudo replicar el hito logrado en 2000 por su compatriota Pedro Almodóvar con "Todo sobre mi madre" y perdió frente a "Otra ronda", del danés Thomas Vinterberg.

Debido a la pandemia, en el Teatro Olympia de París prácticamente solo estuvieron presentes nominados y presentadores, un público reducido, pero que contrastó con las recientes ceremonias de los Globos de Oro y de los premios Goya del cine español, celebradas por videoconferencia, con los interesados en casa.

No obstante, no fue una edición de grandes celebraciones. El coronavirus propinó un duro golpe a la industria cinematográfica y en Francia las salas apenas abrieron unos meses a mediados de 2020 y siguen sin contar con una fecha para poner de nuevo en marcha los proyectores.

El sector advierte de que se encuentra al borde del abismo, con centenares de películas que no pueden estrenarse.

"¿Para qué celebrar los César" ante este cierre prolongado?, se preguntó la presentadora de la gala, la actriz Marina Foïs, criticando el hecho de que las salas de espectáculo no puedan abrir mientras los comercios reanudaron su actividad en Francia.

"Hay que abrir las salas de cine cuanto antes", clamó la actriz Isabelle Huppert, al presentar uno de los premios.

En señal de protesta, la actriz Corinne Masiero no dudó en desnudarse sobre el escenario. "No culture, no future" (Sin cultura no hay futuro), llevaba escrito sobre la piel.

La ministra de Cultura, Roselyne Bachelot, que asistió a la ceremonia, quiso enviar "un mensaje de esperanza". "Estamos preparando con el sector las condiciones de reapertura de salas", declaró.

La situación es asfixiante para toda la cultura y las protestas contra las restricciones del gobierno empiezan a extenderse como reguero de pólvora, con más de una veintena de teatros ocupados en los últimos días en el país.

- "Josep" sigue triunfando -

En esta edición de los premios conocidos como los Óscar franceses, "Adieu les Cons", de Albert Dupontel, se alzó con siete premios, incluidos el de mejor película y director.

Esta sátira sobre el mundo contemporáneo y los laberintos administrativos también había tenido una excelente acogida entre el público.

Paralelamente, el filme de animación "Josep", que rescata del olvido la figura del dibujante español y militante antifranquista Josep Bartolí, se impuso en el César de su categoría.

Dirigida por el dibujante francés Aurel, se trata de una de las películas revelación del año, al haber cosechado numerosos premios en festivales internacionales, como el galardón al mejor filme de animación europeo de los European Film Awards, además de llevar el sello del Festival de Cannes de 2020.

Bartolí (Barcelona, 1910) fue un artista republicano que se exilió en Francia en 1939 huyendo del franquismo. Pero su anhelo de libertad chocó con los campos de concentración donde sufrió el hambre, la enfermedad y malos tratos de soldados.

"Quise adueñarme de la vida de Josep para rendirle homenaje, darlo a conocer al gran público, y a la vez homenajear el dibujo porque es lo que nos une a los dos", dijo recientemente Aurel a la AFP, colaborador del diario francés "Le Monde".

Por otro lado, el César a la mejor adaptación se lo llevó "La fille au bracelet", inspirada en la película argentina "Acusada", de Gonzalo Tobal.

La 46ª ceremonia de los premios del cine francés fue abanderada por el nuevo equipo directivo de la Academia de los César, después de que el anterior dimitiera en bloque en 2020 por la polémica que suscitaron unas nuevas nominaciones al director Roman Polanski, acusado de violación, y que se sumaron a las acusaciones de cooptación.

app-fbe/af