Guaraní deja atrás al Royal Pari para clasificar a segunda fase de Libertadores

El Guaraní de Paraguay clasificó este miércoles a la segunda fase de la Copa Libertadores 2021 al empatar 1-1 con Royal Pari de Bolivia, en partido de vuelta de la primera ronda disputado en Asunción.

Los goles fueron anotados por Angel Benítez, a los 58 minutos, para Guaraní. La paridad para los bolivianos fue un autogol de José Florentín a los 74 minutos.

En el partido de ida, hace una semana en Santa Cruz, el cuadro "Aborigen" goleó 4-1 en su visita al cuadro "Inmobiliario".

Ahora el elenco paraguayo luchará por un lugar en la tercera fase enfrentando al colombiano Atlético Nacional, un "peso pesado" del continente.

Los dos conjuntos se enfrentaron en la revancha en un campo de juego mojado, apenas minutos después de amainar una intensa lluvia que se precipitó sobre la capital paraguaya por espacio de dos horas.

En medio de charcos de agua en todos los sectores, ambos equipos se movieron con gran intensidad para desequilibrar el partido.

El conjunto boliviano buscó de todas formas enterrar su negativa actuación en el partido de ida que resultó en su derrota y prácticamente sentenció la serie.

Sin embargo, la formación que presentó el entrenador argentino Gustavo Costas le cerró todos los caminos para concretar su ambición, varias veces gracias a la oportuna intervención de su guardamenta argentino Gaspar Servio.

Este no fue de la partida en el encuentro anterior, marginado tras contagiarse de Covid-19.

- Se abren los arcos -

Los "guaraníes" desequilibraron recién a los 58 minutos con un empujón del balón de Angel Benítez tras una jugada individual del volante argentino Nicolás Maná desde la izquierda.

El rioplatense eludió dos rivales y remató al arco. La pelota vivoreó en el área hasta que apareció Benítez para alojarla dentro de la red.

Hasta ese entonces, el partido fue equilibrado, con un equipo visitante concentrado con un disciplinado empeño en demostrar que el partido de ida no pasó de ser una fantasía.

Sin embargo, el terreno de juego hostil por el diluvio que se precipitó antes y durante el partido, destinó el partido a la suerte y a la fortuna. Pero también fue el premio a la concentración para evitar la filtración de los delanteros de un rival ambicioso que no se dejó doblegar fácilmente hasta la hora del infortunio.

Es más, a los 74, el volante Florentin puso en aprietos a su equipo al rechazar en contra de su valla una pelota lanzada por el hombre de refresco de los visitantes Rodrigo Cabrera desde la izquierda.

El portero Gaspar Servio no tuvo nada que hacer en el gol en contra que se coló en el ángulo superior izquierdo de su arco.

Los locales hicieron lo posible por desequilibrar el marcador pero fue imposible desbalancear el marcador que finalizó empatado pero con el beneficio de los paraguayos de haber triunfado en su visita a Santa Cruz.

hro/cl