De cara a entrevista, Meghan y Enrique no siguen el juego de tabloides británicos

Por Michael Holden y Sarah Mills

LONDRES, 3 mar (Reuters) - El príncipe Enrique y su esposa estadounidense Meghan decidieron hace mucho tiempo que no participarían del tradicional "juego" de los medios con la realeza y el domingo volvieron a alejarse de las normas con una entrevista en profundidad con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey.

Ante titulares a veces críticos de los tabloides y la intrusión de la prensa británica, la pareja anunció que dejaba sus funciones oficiales, se mudó a California con su pequeño hijo Archie y cortó el contacto con la prensa sensacionalista.

El mes pasado, Meghan ganó una demanda al Mail on Sunday por violar su privacidad al publicar extractos de una carta que le escribió a su padre.

Y el martes, la pareja emitió un comunicado diciendo que Meghan estaba "entristecida" por un reporte del Times sobre una denuncia de intimidación en su contra, calificándolo de un "ataque a su carácter".

Para sus seguidores, la entrevista televisada del domingo le brinda la oportunidad para aclarar las cosas y presentar sus planes para el futuro. Para sus detractores, es una señal de hipocresía.

"Dijeron que se iban porque querían privacidad. Y parece que el último año no han hecho más que buscar publicidad", dijo la analista de la realeza Penny Junor.

Cuando Enrique, de 36 años, y la exactriz Meghan, de 39, se casaron en una fastuosa ceremonia en mayo de 2018, fueron tratados como celebridades globales, que fusionaban el encanto de la realeza británica con el glamour de Hollywood y atraían a millones de seguidores en las redes sociales.

Pero debajo de la superficie, se estaban gestando problemas. La pareja ya se había quejado de que algunos reportes sobre Meghan, cuyo padre es blanco y su madre es afroamericana, eran vengativos o incluso racistas.

Meghan calificó el enfoque de algunos medios con la monarquía británica como un "juego".

"Para estos medios, es un juego. Para mí y muchos otros, es la vida real, las relaciones reales y una tristeza muy real", dijo Meghan después de ganar la demanda de privacidad. "El daño que han causado y siguen causando es profundo", agregó.

Para Enrique, se remonta a la muerte de su madre, la Princesa Diana, en el choque de un limusina en 1997, cuando escapaba de fotógrafos que la perseguían. Ella tenía 36 años y él tenía 12.

"Mi mamyor preocupación es que la historia se repita", dijo en un breve extracto difundido por CBS. (Reporte de Michael Holden; Editado en español por Lucila Sigal)