Condenas de prisión para una periodista y un médico bielorrusos

Una periodista bielorruso y un médico fueron condenados a prisión el martes por sus revelaciones sobre la muerte de un manifestante de la oposición tras una detención.

El régimen del presidente Alexander Lukashenko reprime desde el año pasado un movimiento de protesta surgido tras la polémica reelección en agosto del jefe de Estado, que gobierna desde 1994.

Katerina Borisevich, de 36 años, periodista del medio de comunicación independiente online Tut.by, y Artiom Sorokin, médico de 37 años, fueron declarados culpables de "revelar un secreto médico con circunstancias agravantes" tras un juicio a puerta cerrada.

Borisevich fue condenada a seis meses de prisión y Sorokin a dos años de prisión con un año de libertad condicional, lo que le permitió salir en libertad.

Ambos fueron multados también por el equivalente a varios cientos de dólares.

El 13 de noviembre, Borisevich publicó -basándose en un documento médico proporcionado por Sorokin- un artículo en el que se afirmaba que un manifestante, Roman Bondarenko, no tenía alcohol en la sangre en el momento de su muerte tras una brutal detención.

Su publicación contradijo la versión de las autoridades de que el joven había sido detenido en estado de embriaguez.

Frente a las manifestaciones de decenas de miles de personas, el régimen ha silenciado en gran medida las protestas mediante detenciones masivas marcadas por la violencia policial, mientras que los principales opositores han sido encarcelados u obligados a exiliarse.

El martes, el comité de investigación bielorruso, responsable de las principales investigaciones, anunció que había incluido en la lista de buscados a la opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya, refugiada en Lituania, acusándola de "preparar disturbios masivos".

tk-acl/mp/apo/mr/mab/mb