Absueltas en Polonia tres acusadas por carteles de la Virgen con arcoíris LGBT

Un tribunal polaco absolvió este martes a tres activistas de los derechos de los homosexuales acusadas de ofender los sentimientos religiosos por haber pegado afiches de la Virgen María con una aureola de arcoíris.

El tribunal de Plock (centro) declaró inocentes a las acusadas -Joanna Gzyra Iskandar, Anna Prus y Elzbieta Podlesna- por considerar que nada demostraba que tuvieran la intención de ofender.

"El objetivo de las activistas (...) era mostrar su apoyo a las personas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero), luchar para que tengan igualdad de derechos", declaró la jueza Agnieszka Warchol.

La jueza señaló que la corte había recibido muchas cartas de católicos practicantes, incluso de miembros del clero, que aseguraban que las imágenes de la aureola del arcoíris -símbolo de la comunidad LGBT- no eran burlescas.

Las activistas, acusadas de profanar la imagen de la Virgen, corrían el riesgo de ser castigadas hasta con dos años de prisión en virtud de un artículo del código penal de Polonia que prohíbe ofender los sentimientos religiosos.

"La Iglesia sigue siendo un poder muy importante en Polonia. Todo depende ahora de qué tipo de poder será: fomentará la diversidad, la solidaridad y la empatía, o será un poder de destrucción, politizado y orientado al dinero, como ocurre ahora", según Podlesna.

Un grupo de militantes LGBT se reunió el martes frente al palacio de justicia de Plock, ondeando una pancarta con el lema "El arcoíris no ofende", difundido en redes sociales por activistas y políticos de oposición.

Los carteles de la Virgen con la aureola con los colores del arcoíris aparecieron en abril de 2019 pegados en cubos de basura y baños móviles cerca de una iglesia de Plock.

En Polonia, país mayoritariamente católico, la comunidad LGBT es blanco de la derecha conservadora nacionalista en el poder, así como de la Iglesia católica, que rechazan sus aspiraciones de igualdad ante la ley.

bur-amj/dt/lch/sg/sw/mis/mb