RESUMEN -Al menos 18 muertos en el día más sangriento de protestas contra el golpe de estado en Myanmar

28 feb (Reuters) - La policía de Myanmar disparó contra manifestantes el domingo en el día más sangriento de las semanas de manifestaciones contra el golpe militar, y al menos 18 personas murieron y varias resultaron heridas, dijo la oficina de derechos humanos de la ONU.

Myanmar ha estado sumida en el caos desde que el ejército tomó el poder y detuvo a la líder del gobierno electo Aung San Suu Kyi y a gran parte de los líderes de su partido el 1 de febrero, alegando fraude en las elecciones de noviembre que su partido ganó de forma aplastante.

El golpe, que detuvo los pasos tentativos hacia la democracia después de casi 50 años de gobierno militar, ha atraído a cientos de miles a las calles y a la condena de países occidentales.

"La policía y las fuerzas militares se han enfrentado a manifestaciones pacíficas, utilizando fuerza letal y fuerza menos que letal que, según información creíble recibida por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, ha dejado al menos 18 muertos y más de 30 heridos", dijo la oficina de derechos hummanos del organismo.

"Myanmar es como un campo de batalla", dijo en Twitter el primer cardenal católico de la nación de mayoría budista, Charles Maung Bo.

La policía salió temprano y abrió fuego en diferentes partes de la ciudad más grande, Yangon, después de que granadas aturdidoras, gases lacrimógenos y disparos al aire no lograran disolver a la multitud. Los soldados reforzaron a la policía.

Varias personas heridas fueron arrastradas por otros manifestantes, dejando manchas de sangre en las aceras, mostraron imágenes de medios de comunicación. Un hombre murió luego de ser llevado a un hospital con una bala en el pecho, dijo un médico que pidió no ser identificado.

Una mujer murió de un presunto ataque al corazón después de que la policía se abalanzó para disolver una protesta de maestros en Yangon con granadas paralizantes, dijeron su hija y un colega.

La policía también abrió fuego en Dawei en el sur, matando a tres e hiriendo a varios, dijo el político Kyaw Min Htike a Reuters desde la ciudad.

El medio de comunicación Myanmar Now informó que dos personas murieron en una protesta en la segunda ciudad de Mandalay.

La policía y el portavoz del consejo militar gobernante no respondieron a las llamadas telefónicas en busca de comentarios.

La policía disolvió las protestas en otras ciudades, incluidas Lashio en el noreste y Myeik en el sur, dijeron residentes y medios de comunicación.

'NUNCA ARRODILLARSE'

El líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, dijo la semana pasada que las autoridades estaban usando una fuerza mínima para hacer frente a las protestas.

Sin embargo, al menos 10 manifestantes han muerto en la agitación. El ejército dijo que un policía murió.

La represión parecería indicar la determinación de los militares de imponer su autoridad frente a un desafío generalizado, no solo en las calles, sino más ampliamente en el servicio civil, la administración municipal, el poder judicial, los sectores de educación y salud y los medios de comunicación.

"La clara escalada de las fuerzas de seguridad de Myanmar en el uso de la fuerza letal en varios pueblos y ciudades ... es indignante e inaceptable", dijo Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, en un comunicado.

Cientos de manifestantes se negaron a abandonar las calles a primera hora de la tarde en Yangon. Muchos levantaron barricadas mientras que otros corearon lemas y cantaron canciones de protesta.

"Si nos atacan, nos defenderemos. Nunca nos arrodillaremos ante las botas militares", dijo Nyan Win Shein en una protesta en Yangon.

Suu Kyi, de 75 años, quien pasó casi 15 años bajo arresto domiciliario, enfrenta cargos de importar ilegalmente seis radios walkie-talkie y de violar una ley de desastres naturales al romper los protocolos del coronavirus. La próxima audiencia en su caso es el lunes.

(Reporte de l equipo de Reuters, escrito por Robert Birsel; Editing por William Mallard y Clarence Fernandez, editado en español por Gabriela Donoso)