Irán supera los 60.000 muertos por coronavirus

Irán, el Estado de Oriente Medio más castigado por la pandemia, superó este domingo los 60.000 muertos por coronavirus, cuya variante británica, que circula en el país desde enero, preocupa especialmente a las autoridades.

Varios funcionarios iraníes de alto rango, incluido el presidente Hasan Rohani, habían advertido en las últimas semanas contra una "cuarta ola" de covid-19, luego de un aumento en el número de casos en ciertas regiones del país.

La República Islámica había registrado oficialmente menos de 7.000 contagios diarios desde finales de diciembre, pero este umbral se volvió a cruzar a principios de febrero.

Con todo, el número de muertes por día se mantiene por debajo de 100, el nivel más bajo desde junio.

La campaña de vacunación se lanzó el 9 de febrero, menos de una semana después de la entrega del primer lote de la vacuna rusa Sputnik V.

"Lamentablemente, en las últimas 24 horas, 93 personas perdieron la vida a causa del covid-19 y el total de muertes por esta enfermedad llegó a 60.073", declaró la portavoz del Ministerio de Salud, Sima Sadat Lari, en un discurso televisado.

Irán ha registrado 1.631.169 infecciones desde el inicio de la pandemia, 8.010 de las cuales en las últimas 24 horas, según datos del ministerio.

Sin embargo, varios responsables iraníes reconocen que los balances reales son seguramente mucho más altos.

El gobierno manifestó su preocupación tras el reporte, a principios de enero, del primer caso de la cepa detectada inicialmente en el Reino Unido, más contagiosa.

"Hemos identificado 112 personas afectadas por la variante británica del coronavirus en el país, de las cuales 8 han fallecido", lamentó el viernes Alireza Raisi, viceministro de Salud, según el sitio web del ministerio.

Raisi afirmó que los responsables sanitarios estaban "muy preocupados2 por esa variante, que "circula en el país" y que fue identificada en un buen número de provincias, incluyendo Teherán.

Raisi precisó que Juzestán, en el suroeste, era "la provincia más afectada [...], [pues] la mayoría de los casos se debían a la variante inglesa".

Esa variante "podría convertirse en la cepa dominante" en Irán, advirtió.

- Campaña de vacunación -

Alireza Zali, encargado de la coordinación contra la pandemia en la capital, había confirmado el jueves que la variante británica estaba circulando en Teherán y consideró que la situación era "muy delicada".

Teherán compró dos millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus, indicó a principios de febrero Kianush Jahanpur, director de relaciones públicas del Ministerio de Salud.

El domingo, Jahanpur declaró a la AFP que, de momento, "se distribuyeron 110.000 dosis de la vacuna en el país" y que estas se administrarán hasta el 5 de marzo.

"La inyección de la segunda dosis empezará el 2 de marzo", agregó, sin precisar el balance total de vacunados a nivel nacional.

Además, la República Islámica debía recibir 4,2 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca, adquiridas a través del mecanismo Covax, destinado a abastecer de vacunas a los países más desfavorecidos, según el ministro de Salud, Said Namaki.

El domingo, los medios de comunicación iraníes informaron de la llegada a Teherán de 250.000 dosis de la vacuna china Sinopharm, donadas por Pekín.

Por otro lado, Irán está trabajando en dos proyectos de vacuna. Los ensayos clínicos del primero empezaron en diciembre y los del segundo, este domingo.

Ante la inminencia de las vacaciones de Año Nuevo iraní (que empieza el 21 de marzo este año), Rohani pidió a la población que "cumpla con las reglas sanitarias más de lo que lo hizo el año pasado para evitar" un recrudecimiento de la enfermedad.

ap/kam/feb/jvb/mb