La peruana que reclama muerte digna se siente liberada con fallo judicial

La peruana que pidió a la justicia poner fin a su vida con asistencia médica, por sufrir una enfermedad incurable, se siente liberada con el fallo que ordena "respetar" su decisión, dijo este viernes un responsable de la Defensoría del Pueblo (ombudsman).

Ana Estrada Ugarte, psicóloga de 44 años, "tiene la oportunidad de decidir sobre ella cuando este fallo se consolide y eso la libera", manifestó a la AFP Percy Castillo, abogado adjunto de Derechos Humanos y Personas con Discapacidad de la Defensoría del Pueblo, que la apoyó en su recurso judicial.

La mujer sufre desde los 12 años una poliomistiosis incurable, que provoca una debilidad muscular progresiva, por lo que usa silla de ruedas desde los 20, según medios del país.

"Para los peruanos esto puede representar la oportunidad de ver cómo su decisión y su voluntad y el respeto de su dignidad pueden concretarse cuando lo necesiten, es una ventana que se abre con este caso", dijo Castillo al día siguiente de publicarse el fallo.

En la primera sentencia sobre este sensible tema en Perú, el 10º Juzgado Constitucional de la Corte Superior (de Apelaciones) de Lima ordenó el jueves al Ministerio de Salud y al Seguro Social de Salud (Essalud) "respetar la decisión" de Estrada "de poner fin a su vida a través del procedimiento técnico de la eutanasia".

El fallo, que ha acaparado la atención de los medios, puede ser apelado por los ministerios de Salud o de Justicia y por Essalud.

Sin embargo, el titular de Salud, Oscar Ugarte, se declaró este viernes partidario de no apelar, lo mismo que su colega de Justicia.

"Es mi posición personal que el ministerio no debiera apelar esa decisión", dijo Ugarte a radio RPP, aunque añadió que son los procuradores (abogados) de cada ministerio quienes deben resolver qué hacer.

El ministro de Justicia, Eduardo Vega, escribió en Twitter: "saludo y respeto la decisión del Poder Judicial".

Vega subrayó que la decisión del tribunal "reconoce el derecho fundamental a una vida digna de la persona y el derecho a decidir sobre su vida".

- "Pauta para otros jueces" -

La decisión dictada por el juez Jorge Luis Ramírez puede generar controversias en un país mayoritariamente católico. La Iglesia, que rechaza la eutanasia, no ha comentado el fallo.

En América Latina, solo Colombia despenalizó la eutanasia, en 1997. En México existe la llamada ley del "buen morir", que autoriza al paciente o su familia a solicitar que la vida no sea prolongada por medios artificiales, mientras en Uruguay el Congreso discute un proyecto sobre la eutanasia.

La Defensoría "tiene una marcada opción por la protección de los derechos humanos, y no estamos atados a ninguna concepción ideológica", dijo Castillo.

Este fallo renueva "la fe en la justicia peruana, y el hecho de que tengamos magistrados valientes que asuman su compromiso con el derecho, los derechos humanos y la historia", indicó.

Además, el fallo "puede ser una pauta seguida por otros magistrados cuando les toque resolver casos de derechos humanos que puedan ser aparentemente controversiales", agregó Castillo.

et/fj/dg