GRÁFICOS-Mercado mundial de bonos sufre su peor caída en años por las operaciones de "reflación"

Imagen de archivo de un operador mirando información financiera en pantallas de computador en el piso de operaciones del Índice IG en Londres, Reino Unido. 6 de febrero, 2018. REUTERS/Simon Dawson/Archivo
Imagen de archivo de un operador mirando información financiera en pantallas de computador en el piso de operaciones del Índice IG en Londres, Reino Unido. 6 de febrero, 2018. REUTERS/Simon Dawson/Archivo

Por Dhara Ranasinghe

LONDRES, 26 feb (Reuters) - Desde Estados Unidos hasta Alemania y Australia, los costos de endeudamiento de los gobiernos se disponían el viernes a terminar febrero con sus mayores subidas mensuales en años, ya que las expectativas de que se encienda la inflación tras la pandemia cobraron vida propia.

Los rendimientos de los bonos australianos a 10 años y de los británicos a 30 años estaban en camino a su mayor salto mensual desde la crisis financiera mundial de 2009. Los retornos de largo plazo de Nueva Zelanda coqueteaban con el alza mensual más importante desde 1994.

El movimiento, que comenzó en el mercado de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a principios de año ante las perspectivas de un gran impulso fiscal y de una recuperación económica, se ha extendido por el mundo.

Incluso después de un respiro el viernes tras el brutal golpe de esta semana, el rendimiento a 10 años de Australia ha subido 70 puntos básicos en febrero y el de 10 años de Nueva Zelanda, casi 77 puntos básicos.

El rendimiento de los bonos australianos a 10 años se ha disparado casi 40 puntos básicos sólo esta semana hasta el 1,8%, su mayor salto semanal desde 2013.

Y como los rendimientos de los bonos a tres años se movieron por encima de su objetivo del 0,1%, el Banco de la Reserva de Australia hizo el viernes una oferta no programada para comprar 3.000 millones de dólares australianos (2.350 millones de dólares) de los papeles, además de una cantidad similar el jueves, para calmar los mercados.

"Dado lo caros que han estado los bonos, lo que significa que los rendimientos han estado deprimidos, se esperaba que cuando llegara la ola de venta tendría una gran velocidad", dijo Seema Shah, estratega jefe de Principal Global Investors.

"Se trata de un movimiento impulsado por Estados Unidos y que se ha transmitido a otros mercados, pero gran parte de la venta de los últimos días no se debe sólo a la mejora de los fundamentos del crecimiento, sino también a factores técnicos".

Para Estados Unidos y algunos mercados europeos, la venta de bonos tuvo la magnitud de la de finales de 2016, cuando la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos desencadenó por última vez las llamadas apuestas de "reflación".

Los rendimientos de los bonos estadounidenses a 10 años, que han subido más de 35 puntos básicos este mes y se han acercado a máximos de un año por encima del 1,45%, se encaminan hacia su mayor salto mensual desde noviembre de 2016.

El rendimiento de los bonos británicos a 10 años, con una subida de 45 puntos básicos en febrero, también está en vías de su mayor salto mensual desde 2016. Los retornos a 30 años han ganado 48 puntos básicos, en el que podría ser el avance mensual más grande desde 2009.

El aumento de los rendimientos de la deuda pública supone un reto para los bancos centrales que tratan de guiar a las economías a través de la crisis COVID-19, porque se transmiten a la actividad real con un alza de las tasas a las que los bancos prestan y los consumidores piden prestado, con lo que se endurecen las condiciones financieras.

Japón, que tiene como objetivo que los rendimientos de los bonos a largo plazo se sitúen en torno al 0%, ha visto cómo los rendimientos a 10 años han subido casi 10 puntos básicos este mes hasta el 0,15%. Esto le sitúa en la senda de la mayor ganancia mensual desde marzo de 2020, durante las turbulencias del mercado inducidas por el COVID-19.

En la zona del euro, donde los rendimientos de los bunds alemanes se encaminaban a su mayor salto mensual en tres años, el Banco Central Europeo ha dicho que está siguiendo de cerca el aumento de los tipos.

"Visto desde un ángulo fundamental, los rendimientos ultrabajos de 2020 tenían mucho menos sentido que los rendimientos menos deprimidos a los que los mercados se dirigen ahora", dijo el economista jefe de Berenberg, Holger Schmieding.

Schmieding dijo que los rendimientos a 10 años en Estados Unidos podrían subir hasta el 2% a finales de año, ya que los inversores prevén un fuerte crecimiento y un repunte de la inflación subyacente. Los retornos del Bund alemán podrían alcanzar el 0%, "con riesgos inclinados al alza".

(Reporte de Dhara Ranasinghe; Editado en español por Javier López de Lérida)