Gasto del consumidor en EEUU repunta en enero, inflación débil

WASHINGTON, 26 feb (Reuters) - El gasto del consumidor en Estados Unidos se incrementó en su mayor ritmo en siete meses en enero, luego de que el gobierno aumentó al doble la ayuda monetaria por la pandemia a hogares de bajos ingresos y tras el descenso en los casos de COVID-19, lo que llevaría a la economía del país a un crecimiento más acelerado en el primer trimestre.

A pesar del sólido avance del gasto del consumidor reportado el viernes por el Departamento del Comercio, las presiones sobre los precios han estado contenidas.

La inflación es un aspecto observado de cerca por autoridades y los mercados, en medio de la preocupación porque la propuesta de ayuda fiscal adicional del presidente Joe Biden por 1,9 billones de dólares podría causar un sobrecalentamiento de la economía.

El plan, que está siendo considerado por el Congreso de Estados Unidos, se añadiría a un paquete de rescate económico de casi 900.000 millones de dólares aprobado en diciembre pasado. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha tratado de minimizar los temores sobre la inflación, apuntando a tres décadas de precios bajos y estables.

El gasto del consumidor, responsable por más de dos tercios de la actividad económica del país, saltó un 2,4% el mes pasado tras caer un 0,4% en diciembre. Se trató del mayor avance desde junio pasado y puso fin a dos meses seguidos de declives.

El ingreso personal se disparó un 10% en enero, el incremento más robusto desde abril, luego de un alza de 0,6% reportada en diciembre.

Los consumidores compraron vehículos motorizados, bienes recreacionales, alimentos y bebidas. También elevaron el gasto en servicios como alojamientos en hoteles y consumo en restaurantes, además de cuentas médicas.

Economistas consultados por Reuters habían previsto que el gasto del consumidor tuviera un repunte de 2,5% en enero, con una aceleración del ingreso de 9,5%.

Al ser ajustado por la inflación, el gasto del consumidor mostró un incremento de 2% el mes pasado tras bajar un 0,8% en diciembre.

Es posible que el gasto de las personas siga aumentando, aunque las tormentas de invierno en Estados Unidos, que provocaron paralizaciones de actividad en Texas y otras partes densamente pobladas del sur, podrían desacelerar el avance.

Los casos diarios y hospitalizaciones por coronavirus en Estados Unidos bajaron a niveles vistos por última vez antes de las festividades de Acción de Gracias y Navidad, mientras que el ritmo de las vacunaciones se está acelerando.

Con todo, hasta ahora la inflación ha sido benigna. El índice de precios de gastos de consumo personal (PCE), que excluye componentes volátiles como los alimentos y la energía, subió un 0,3% en enero después de registrar un alza similar en diciembre.

En los 12 meses a enero, el denominado índice subyacente PCE se incrementó un 1,5% tras avanzar un 1,4% a diciembre.

En un reporte por separado, la Universidad de Michigan dijo el viernes que la lectura final de su índice de confianza del consumidor aumentó ligeramente a 76,8 en febrero, frente a la lectura previa de 76,2. El consenso del mercado apuntaba a una medición de 76,5 para el segundo mes del año.

(Reporte de Lucia Mutikani. Editado en español por Janisse Huambachano y Marion Giraldo)