Jefa de derechos humanos de la ONU acoge postura de Biden en contra de la pena de muerte en EEUU

Por Stephanie Nebehay

GINEBRA, 23 feb (Reuters) - La jefa de derechos humanos de las Naciones Unidas acogió el martes el compromiso del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de trabajar por la abolición de la pena de muerte en su país.

Biden, un demócrata, prometió a sus votantes el año pasado que buscaría la abolición de la pena capital federal y asumió el poder el mes pasado como el primer presidente en la historia de Estados Unidos en oponerse a las ejecuciones carcelarias.

"Doy la bienvenida al compromiso de la nueva administración para trabajar por el fin de la pena de muerte, tanto a nivel federal como estatal", dijo la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

La pena de muerte a nivel federal fue reimpuesta el año pasado por el expresidente Donald Trump, luego de una suspensión de 17 años, en parte por las crecientes dificultades para obtener los fármacos de las inyecciones letales.

Merrick Garland, el candidato de Biden para fiscal general de Estados Unidos, dijo el lunes al Congreso que su apoyo a la pena de muerte se había erosionado, en medio de preocupaciones de que afectara de manera desproporcionada a los afroamericanos y otras comunidades, ya que muchas personas han sido condenadas injustamente.

"La disuasión es a menudo el argumento de quienes se oponen a su abolición. Sin embargo, no hay evidencia de que disuada el crimen de manera más efectiva que cualquier otro castigo", dijo Bachelet durante un debate en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

"Por el contrario, los estudios sugieren que algunos estados que han abolido la pena de muerte vieron sus índices de homicidio inalterados o que incluso disminuyeron", sostuvo.

La delegación de Estados Unidos en el consejo de la ONU, que tiene estatus de observador, no intervino en el debate, que se realiza cada dos años.

La "gran mayoría" de países han abolido la pena de muerte en la ley o no llevan a cabo ejecuciones en la práctica, dijo Bachelet.

Irán y Arabia Saudita, entre los cinco principales países que llevan a cabo ejecuciones según Amnistía Internacional, defendieron la práctica durante el debate indicando que solo aplicaba para los delitos más graves, en conformidad con la ley musulmana de la sharia. (Reporte de Stephanie Nebehay. Editado en español por Marion Giraldo)