¿Cuál es la mejor manera de aprovechar la diversidad del tofu?

HANDOUT - El tofu empanado con copos de maíz es una propuesta crujiente. La autora de libros de cocina Verena Frei lo prepara mezclando harina, un poco de agua, ajo y pimentón en polvo hasta conseguir una mezcla viscosa a la que agrega copos de maíz y cacahuetes tostados picados. Foto: Verena Frei-Krömmelbein/Gräfe und Unzer Verlag/dpa - ATENCIÓN: Sólo para uso editorial con el texto adjunto y mencionando el crédito completo
HANDOUT - El tofu empanado con copos de maíz es una propuesta crujiente. La autora de libros de cocina Verena Frei lo prepara mezclando harina, un poco de agua, ajo y pimentón en polvo hasta conseguir una mezcla viscosa a la que agrega copos de maíz y cacahuetes tostados picados. Foto: Verena Frei-Krömmelbein/Gräfe und Unzer Verlag/dpa - ATENCIÓN: Sólo para uso editorial con el texto adjunto y mencionando el crédito completo

Desde "tiene gusto a cartón" hasta "es solamente algo para los veganos, pero no para mí": prácticamente ningún alimento despierta tanto escepticismo como el tofu.

Este producto de la soja no tiene la mejor fama, aunque es sano debido a su elevado contenido de proteínas. Por lo tanto, ¿a qué se deben los reparos?

La bloguera de comidas Caroline Pritschet (veganevibes.de) tiene una explicación sencilla: "La mayoría de nosotros nunca aprendió a preparar tofu, porque este alimento no está enraizado en nuestra cultura".

Los orígenes del tofu se encuentran en Asia. Consiste en porotos de soja blancos que se transforman en leche de soja y luego -al igual que en la producción de queso- se convierten en bloquecitos con la coagulación. Casi todas las cocinas asiáticas tienen platos con tofu, ya sean sopas, platos al wok o bolitas.

TOFU ES MÁS QUE UN REEMPLAZO DE LA CARNE

"En Asia el tofu no es visto como el reemplazo de la carne, sino como un alimento independiente", afirma el blogger gastronómico y autor Stefan Leistner (asianstreetfood.com). Y sostiene que no es cierto que el tofu tenga sabor a nada.

"El buen tofu tiene un sutil sabor propio, muy comparable al de la ricota", explica Leistner. Pero el tofu presenta una gran ventaja: gracias al tipo de preparación y las especias puede orientarse en las más diversas direcciones.

En líneas generales, pueden diferenciarse tres tipos de tofu: tofu sedoso, tofu firme y tofu ahumado. El tofu sedoso es el que contiene la mayor cantidad de líquido y su consistencia recuerda al pudín.

"Por esa razón es muy blando y se adecua como guarnición para sopas", explica Leistner. También puede convertirse en puré en salsas cremosas o en rellenos de tartas de queso.

TOFU AHUMADO PARA LA COCINA SABROSA

El tofu firme puede ser cortado fácilmente en cubos y luego, en la sartén o en el horno, se lo deja crujiente.

El tofu ahumado también es muy popular para las comidas sustanciosas. "Me gusta hacer una especie de sándwich de queso de hígado con él", dice Pritschet. "Para prepararlo, se cocina una rebanada de tofu ahumado y se coloca en un pan con pepinillos y mostaza dulce".

Leistner suele comprar el tofu en los supermercados asiáticos. "Allí se consigue el tofu suelto en bloques, que realmente sabe gustoso. Para eso deben buscarse grandes cubos blancos", afirma.

La mejor manera de conservar el tofu fresco es en una lata con agua en la heladera, donde se mantiene durante algunos días. Lo ideal es cambiarle el agua cada día.

UN POCO DE SAL Y PIMIENTA... NO ALCANZAN

"En el caso del tofu, de ninguna manera debería ahorrarse en especias. A diferencia de la carne, no alcanza con un poco de sal y pimienta", apunta Pritschet.

Por lo tanto, la regla de oro para el adobo es que puede entrar todo lo que verdaderamente tenga gusto. Una combinación de salsa de soja, ajo, chile y jengibre por ejemplo dará una nota asiática. 

"Pero también puedes ir en una orientación mediterránea, con un adobo de aceite de oliva, ajo y muchas hierbas frescas", sugiere la autora de libros de cocina Verena Frei. No importa cómo se marine el tofu: este aprecia el tiempo. Lo ideal son varias horas o incluso un día entero para que se absorban todos los sabores.

LOS COPOS DE MAÍZ PROPORCIONAN UN EMPANADO CRUJIENTE

Posteriormente el tofu está listo para dorarlo en la sartén. Se consigue que tenga una capa crujiente si previamente se lo pasa por harina o almidón.

Verena Frei revela un ingrediente que logra que el tofu sea aún más crujiente: los copos de maíz. Para un empanado crujiente, primero mezcla harina, un poco de agua, ajo y pimentón en polvo hasta conseguir una mezcla viscosa. Esta combinación asegura que el empanado crujiente se adhiera bien.

Para ello, Frei pica los copos de maíz y los cacahuetes tostados en una picadora o en una bolsa con un rodillo. Luego entra en juego el tofu: Frei pasa primero los triángulos de tofu por la mezcla de harina y luego por la mezcla de copos de maíz y cacahuetes. En el último paso, fríe los triángulos a fuego medio y los sirve con una salsa agridulce.

dpa