Denegan licencia al grupo Crown para un enorme casino en Australia

Crown Resorts, uno de los grupos de casinos más grandes de Australia, anunció este martes que las autoridades le denegaron la licencia para abrir un casino en Sídney debido a presuntos vínculos con el crimen organizado.

Dijo haber sido informado de la decisión por la Autoridad independiente de licores y juegos de Nueva Gales del Sur, un estado del sureste de Australia cuya capital es Sídney.

La Autoridad lo denegó siguiendo las recomendaciones de una investigación pública que concluyó que Crown "facilitó" operaciones de blanqueo de dinero relacionadas con las Tríadas chinas y otros grupos del crimen organizado.

La decisión se ha tomado a pesar de la dimisión del director general de Crown, Ken Barton, y de otros tres directivos tras la publicación de la investigación.

En un comunicado, Crown señala que continuará las consultas con la autoridad regulatoria para tomar en consideración las críticas.

Crown deberá aplicar reformas para obtener permiso para abrir su nuevo casino por un valor de miles de millones de dólares en el rascacielos de 75 plantas que ha construido en la bahía de Sídney.

El edificio, de más de 270 metros de alto, también alberga un hotel y restaurantes y es la torre más alta de Sídney.

La investigación pública se abrió después de que la prensa publicara que los casinos Crown en Melbourne y Perth (Australia) se estaban utilizando para blanquear dinero procedente del tráfico de personas, el narcotráfico, el terrorismo o la explotación sexual de niños.

La magistrada Patricia Bergin estimó que Crown no era digno de obtener una licencia, sobre todo por haber "permitido actividades de blanqueo de dinero" y por haber hecho negocios con el crimen organizado, principalmente con las Tríadas.

Entre las reformas recomendadas destaca la renovación de la dirección de Crown y la prohibición de que un inversor posea más del 10% del grupo.

El principal accionista de Crown, el multimillonario James Packer, posee alrededor del 35% a través de su holding CPH.

Helen Coonan, exministra de Comunicaciones australiana, que se convirtió en presidenta ejecutiva de Crown tras la dimisión el lunes de Ken Barton declaró que las conclusiones de la investigación pública estaban "justificadas".

En un comunicado afirmó que se han tomado medidas para mejorar la dirección de la empresa, pero agregó que "queda mucho por hacer".

dm/arb/jah/plh/alc/erl/gm