Ministro colombiano espera público en Copa América

BOGOTÁ (AP) — El ministro del Deporte confía en que el estadio El Campín de la capital de Colombia pueda recibir público en la Copa América, pese a la opinión en sentido contrario de un alto funcionario de la alcaldía local en medio de la pandemia de coronavirus.

El torneo continental, del que serían coanfitrionas Colombia y Argentina, iba a disputarse a mediados de 2020. La pandemia provocó que la CONMEBOL lo reprogramase a alrededor de las mismas fechas de 2021, del 11 de junio al 10 de julio.

Los estadios de Colombia permanecen cerrados al público desde marzo de 2020, cuando se tomaron medidas ante la pandemia. La liga se reanudó en septiembre, sin aficionados en el graderío, y esta semana, el secretario de gobierno de Bogotá Luis Ernesto Gómez, pronosticó que la situación se mantendrá así.

“Tenemos que prepararnos para que los partidos, incluso los de la Copa América, sean sin público”, dijo Gómez.

El viernes, en declaraciones a Blu Radio, el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, discrepó.

“Seguimos creyendo que Bogotá va a tener aforo en el estadio. Esas declaraciones de Luis Ernesto dejan nervioso a la CONMEBOL y a la Federación" Colombiana de Fútbol, recalcó Lucena.

El presidente de la CONMEBOL Alejandro Domínguez ha confiado en que los partidos de la Copa América se realicen con público.

Lucena deslizó que estaba contrariado por el hecho de que Gómez hubiera expresado sus opiniones por su cuenta en los medios.

"Nos hubiese gustado saberlo con anticipación para poderlas transmitir y trabajar en equipo”, declaro el ministro.

Los crecientes casos de COVID-19 constituyen una permanente amenaza a la Copa, que disputarían los 10 países afiliados a la CONMEBOL junto a Australia y Qatar como invitados. El encuentro inaugural se disputaría en Buenos Aires y la final en Barranquilla. Cali y Medellín son las otras subsedes de Colombia.

Lucena designará una comisión para que a partir de marzo y según la evolución de la pandemia, calcule el eventual porcentaje de aficionados que se admitiría en los escenarios.

¿Se precipitó entonces el funcionario bogotano?

“Yo creo que sí. Es importante, sobre todo con estos temas, que todos demos declaraciones que den confianza a las instituciones... Si la decisión de Bogotá es no tener aforo en el mes de julio, creo que fueron apresuradas, pero sus razones de salud tendrán”, opinó Lucena.

Bogotá encara su segundo pico de COVID-19 y el gobierno de la ciudad ordenó cuarentenas en las zonas más afectadas por los contagios