Venezuela libera a tripulantes de barcos pesqueros guyaneses

CARACAS (AP) — Los tripulantes de dos embarcaciones pesqueras guyanesas retenidas por Venezuela en enero han quedado en libertad, informaron el miércoles las autoridades venezolanas.

La cancillería de Venezuela indicó en un comunicado que el martes “fueron liberados los doce ciudadanos guyaneses detenidos el pasado 23 de enero, tras ser encontrados por la Armada Bolivariana en aguas territoriales venezolanas ejerciendo la pesca ilegal, a bordo de las embarcaciones” Lady Nayera y Sea Wolf.

En el escrito no quedó claro si además de los tripulantes fueron liberadas las embarcaciones, las cuales habían sido llevadas a un puerto en el extremo oriente de Venezuela.

El incidente fronterizo fue el más reciente registrado en aguas de un territorio en disputa. Venezuela y Guyana están en desacuerdo por el denominado Esequibo, una región de unos 159.500 kilómetros cuadrados que los venezolanos reclaman como suya desde 1897 y que es rica en oro, bauxita, diamantes, maderas y petróleo. El arbitraje de un tribunal internacional en 1899 trazó la frontera entre los dos países, favoreciendo principalmente a Guyana, entonces una colonia británica.

El gobierno venezolano destacó que la liberación de los pescadores, una “medida de gracia” realizada a “motu propio (sic), constituye una genuina iniciativa en favor de la paz, al responder al más sincero interés de que el Caribe permanezca como una Zona de Paz”.

En el comunicado se destacó además la intermediación de los gobiernos de Antigua y Barbuda, San Vicente y Las Granadinas y Trinidad y Tobago “en favor de la estabilidad de la región y la buena convivencia como vecinos”.

El gobierno venezolano considera que las embarcaciones pescaban ilegalmente en aguas bajo su jurisdicción. Por su parte, Guyana afirma que la armada venezolana incursionó e interceptó los barcos pesqueros en sus aguas territoriales.

Venezuela, que catalogó como “falsas” y “difamatorias” las acusaciones del gobierno de Guyana, le reiteró su “disposición de dirimir cualquier controversia siempre apegada al respeto y a los principios del derecho internacional”

Además, en el comunicado solicitó al gobierno de Georgetown que “abandone su campaña de victimización frente al gobierno venezolano y que rectifique en su posición sobre aquellas diferencias que nada tienen que ver con la disputa territorial existente entre ambos países, en aras de que la buena vecindad sirva como garante de la estabilidad y la paz regional”.

En 1966, Venezuela y Gran Bretaña — en coincidencia con la independencia de Guyana — convinieron en el Acuerdo de Ginebra buscar una solución práctica y pacífica a la disputa territorial bajo el auspicio de las Naciones Unidas.

Desde 2015, Venezuela y Guyana han enfrentado repetidas fricciones como consecuencia de las exploraciones petroleras que realiza una subsidiaria de la estadounidense Exxon Mobil por decisión de Georgetown en parte del área en disputa.

Maduro ha exhortado en meses recientes al secretario de la ONU, António Guterres, a que procure reactivar el diálogo bilateral. En 2018 Guterres declaró el fracaso de décadas de esfuerzos de mediación. Un par de meses después Guyana solicitó la intervención de la Corte Penal Internacional.

El mandatario venezolano argumenta que la intervención de dicho tribunal desconoce el Acuerdo de Ginebra. Caracas descarta discutir en La Haya la disputa con Guyana.