Las precedentes condenas del CPI por crímenes de guerra

La condena este jueves de Dominic Ongwen, un niño soldado ugandés que se convirtió en jefe de guerra, es la quinta pronunciada por la Corte Penal internacional (CPI) por crímenes de guerra. Estas fueron las cuatro precedentes.

- 2012: Thomas Lubanga -

En julio de 2012, el exjefe de guerra congoleño Thomas Lubanga, detenido en 2006, se convirtió en el primer condenado en la historia de la CPI, que entró en funciones en 2003.

Fue condenado a 14 años de prisión por reclutar niños-soldados en el conflicto comunitario que devastó a inicios de los años 2000 la región de Ituri, en el noreste de la República democrática del Congo (RDC).

Trasladado en diciembre de 2015 de La Haya, sede de la CPI, a Kinshasa, para purgar el fin de su pena, fue liberado en marzo de 2020.

- 2014: Germain Katanga -

Entregado en 2007 a la CPI, Germain Katanga, apodado  Simba ("León" en suahili) por su ferocidad, fue condenado en marzo de 2014 a 12 años de prisión por complicidad de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad, en el ataque a una localidad en Ituri que causó 200 muertos en 2003.

Trasladado a Kinshasa en diciembre de 2015, debía salir de prisión en 2016, tras una reducción de pena por buena conducta. Pero las autoridades congoleñas lo mantuvieron detenido, y anunciaron nuevas acciones contra él por "crímenes de guerra, contra la humanidad y participación en un movimiento insurreccional".

Fue finalmente liberado en marzo de 2020, un día después de Thomas Lubanga, cuando su nuevo proceso aún estaba en curso.

- 2016: Ahmad Al Faqi Al Mahdi -

En septiembre 2016, el yihadista maliense Ahmad al Faqi al Mahdi fue condenado a nueve años de prisión por haber "dirigido intencionalmente ataques" contra la puerta de la mezquita Sidi Yahia y nueve de los mausoleos de Tombuctu, integrantes del patrimonio mundial de la humanidad de la Unesco

Era miembro de Ansar Dine, uno de los grupos yihadistas vinculados a Al Qaida que controlaron el norte de Mali durante unos diez meses en  2012, antes de ser expulsados por una intervención internacional liderada por Francia en enero de 2013.

- 2019: Bosco Ntaganda -

En noviembre de 2019, el exjefe de guerra congoleño Bosco Ntaganda, apodado  "Terminator", fue condenado a 30 años de cárcel, la pena más severa impuesta jamás por el CPI.

Había sido declarado culpable de 18 cargos de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, incluyendo crímenes sexuales, masacres, persecuciones y traslados forzados de la población civil en RDC a principios de los años 2000.

Ntaganda anunció su decisión de recurrir la sentencia.

ang/cds/sba/me/mb