Arranca juicio en Francia contra tres yihadistas detenidos en operación digna de film de espías

Este lunes se inició en París el juicio contra tres hombres sospechosos de querer cometer un atentado yihadista en Francia y que fueron detenidos gracias a la infiltración, digna de un film, de un agente del servicio secreto francés.

Los tres acusados, dos franceses de 41 años y un marroquí de 30, comparecen desde este lunes en un tribunal penal especializado en terrorismo.

Se les juzga por "pertenencia a banda armada con el propósito de cometer actos terroristas", un delito por el que se les puede condenar a 30 años de reclusión.

El proceso, que finaliza el 19 de febrero, empezó con la detención en 2016 de los tres acusados, en una historia digna de una película de espías.

Un ciberagente del servicio de contraespionaje, la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), bajo el seudónimo de "Ulysse", consiguió infiltrarse en este grupo del Estado Islámico (EI).

"Ulysse", que sabía de antemano que el EI buscaba armas para cometer una "acción violenta" en territorio francés, consiguió entrar en la discusión criptada del servicio de mensajería Telegram y contactar con un "emir" del EI en Siria, apodado "Sayyaf".

El agente convenció a Sayyaf de que podía proporcionarle las armas y le pidió 13.300 euros (unos 16.000 dólares, al cambio actual) en efectivo, que Ulysse tendría que recoger sobre una tumba del cementerio de Montparnasse de París.

Ulysse confirmó la compra de las armas a Sayyaf y le indicó las coordenadas de un escondrijo en el bosque de Montmorency (noroeste de París) donde las podría recuperar.

Pero Montmorency era una ratonera, los alrededores del escondite estaban custodiados por cámaras de videovigilancia instaladas por la DGSI.

En noviembre de 2016, los servicios de inteligencia reciben la alerta de que dos franceses acaban de regresar de la frontera entre Turquía y Siria, y estarían listos para pasar a la acción.

La policía les detiene y encuentra entre sus pertenencias un USB encriptado con las coordenadas GPS del escondite de armas de Montmorency.

A partir de otra operación de ciberinfiltración, la DGSI intercepta el mensaje de un "emir" que pide armas y un alojamiento en Marsella (sureste de Francia) para otro miembro del EI, que será el tercer detenido por la policía.

Durante el análisis de su teléfono, los investigadores se dieron cuenta de que había intentado, en dos ocasiones, localizar el escondite con las armas en Montmorency. Pero en vano.

aje/grp/meb/mb