La Superliga europea destruiría a los grandes y al fútbol en general -Tebas, dirigente de la Liga

FOTO DE ARCHIVO: El presidente de La Liga española, Javier Tebas, posa para una foto antes de una entrevista con Reuters en la sede del organismo en Madrid, España, el 27 de enero de 2021. REUTERS/Susana Vera
FOTO DE ARCHIVO: El presidente de La Liga española, Javier Tebas, posa para una foto antes de una entrevista con Reuters en la sede del organismo en Madrid, España, el 27 de enero de 2021. REUTERS/Susana Vera

Por Richard Martin

MADRID, 27 ene (Reuters) - El presidente de La Liga, Javier Tebas, ha declarado a Reuters que los clubes europeos que quieren crear una Superliga independiente se estarían disparando un tiro en el pie, además de dañar el ecosistema del fútbol mundial.

Las informaciones difundidas en prensa sobre una liga separada se han intensificado desde que la pandemia de COVID-19 comenzara a causar estragos en el deporte, obligando a celebrar partidos a puerta cerrada y costando a los clubes unos 8.500 millones de euros.

Tebas, sin embargo, dijo que la Superliga no ayudaría a los clubes a largo plazo.

"La Superliga, tengamos o no tengamos pandemia, es un proyecto que aparte de destruir el fútbol en general y sobre todo las ligas domésticas, destruirá también a esos mismos clubes (que la proponen)", dijo en una entrevista exclusiva el miércoles.

"Es un proyecto que tendría un éxito moderado a medio plazo, pero a largo plazo sería un desastre y yo creo que los clubes no son conscientes de que la estructura del fútbol profesional europeo y mundial es de una forma que cambiarlo así de esta forma tan radical supondría hacerse a medio y largo plazo mucho daño ellos también".

Tebas dijo que el Real Madrid, el Barcelona, el Manchester United y el Liverpool han sido los impulsores del proyecto, y añadió que otros clubes de España y del mundo se oponen vehementemente a él.

El expresidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, dijo que había inscrito al club catalán en la Superliga cuando dimitió en octubre.

Sin embargo, el Barça elegirá un nuevo presidente en marzo, y los principales candidatos, Víctor Font y Joan Laporta, han expresado su preocupación por el proyecto.

En diciembre, el presidente del Real, Florentino Pérez, aludió a la creación de una nueva competición, afirmando que las cuantiosas pérdidas sufridas por los clubes a causa de la pandemia les obligaban a "innovar", y añadió que la reforma del fútbol mundial "no podía esperar".

Sin embargo, Tebas cuestionó la conveniencia de intervenir en el modelo actual del fútbol a causa de la pandemia, y predijo que los clubes volverían a generar los niveles de ingresos anteriores una vez que las vacunas estuvieran totalmente implantadas y los aficionados volvieran a los estadios.

"La mejor manera es seguir con el ecosistema del fútbol actual, donde tenemos unas ligas nacionales fuertes a nivel económico y una Champions (League) excelente y también fuerte a nivel económico, y seguir trabajando, y no hacer unos cambios radicales que rompan todo el ecosistema", dijo.

"Hay que proteger todo el ecosistema, y hacia donde vamos nos autoprotegemos todos".

"Tenemos de una vez por todas que decir 'basta' a la voracidad económica de algunos clubes que lo reducen todo a 'Más dinero para mí, yo genero mucho, quiero más', y desprecian sus competiciones nacionales y la Champions y lo que es el fútbol europeo durante toda su historia. Ya basta. Yo creo que a este egoísmo que existe hay que decirle 'basta ya'".

MIEMBROS PERMANENTES Y CLASIFICADOS

Un documento elaborado para el grupo disidente esboza un plan para una liga de 20 equipos como alternativa a la Liga de Campeones de la UEFA, compuesta por 15 miembros permanentes y cinco adicionales que se clasificarían cada año. Todos ellos jugarían entre 18 y 23 partidos por temporada cada uno.

Cada club ganaría 300 millones de euros (363 millones de dólares) por inscribirse, según el documento.

Tebas sugirió que el deseo del Manchester United y del Liverpool de crear una competición con plazas garantizadas se debe a los antecedentes deportivos de los propietarios de estos clubes en Estados Unidos.

Sin embargo, dijo que le costaba entender por qué el Real Madrid y el Barcelona, que pertenecen a sus socios, deseaban inscribirse.

La familia Glazer, que compró el United en 2005, es propietaria de la franquicia de la NFL Tampa Bay Buccaneers, mientras que el Liverpool pertenece al Fenway Sports Group, dueño de los Boston Red Sox de béisbol.

"El Liverpool y el United tienen otro concepto de la industria del deporte, ellos valoran mucho el valor de su club para que si mañana tienen que venderlo, recuperen inversiones o ganen más", dijo.

"Lo que no entiendo realmente en este modelo es la postura de los dos clubes españoles que están liderándolo más, el Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid, (...) no son sociedades anónimas, no entiendo ese tipo de modelo porque no van a valer más".

"No entiendo la postura de (Barcelona y Real Madrid) poner en riesgo todo el ecosistema del fútbol para, teóricamente y según sus números, (ganar) unos cuantas decenas de millones de euros".

"No es entendible, los ingresos que van a poder conseguir de más no compensan lo que va a hacer caer el ecosistema del fútbol en los próximos años. Al final van a ingresar menos en global, yo creo que es un delirio de grandeza totalmente equivocado".

El Liverpool, el United y el Real Madrid no respondieron a peticiones de comentarios de Reuters.

Tebas pidió al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, que aclarara su posición respecto a una Superliga.

En respuesta, la FIFA remitió a Reuters a una declaración firmada por Infantino del organismo rector del fútbol mundial la semana pasada en la que se oponía a la Superliga y amenazaba con prohibir a los jugadores que participaran en ella jugar en el Mundial.

(Información de Richard Martin; editado por Toby Davis; traducido por Tomás Cobos)