Israelí extraditada a Australia comparece ante tribunal australiano por pederastia

La antigua directora de una escuela judía ultraortodoxa compareció el jueves ante un tribunal australiano para responder a las acusaciones de pederastia, unas horas después de su extradición por Israel.

Malka Leifer, una israelí de una cincuentena de años, está acusada de agresión sexual a alumnas cuando era profesora y directora del colegio Adass Israel en Melbourne.

Con la cabeza cubierta por un pañuelo blanco y el rostro con mascarilla, compareció el jueves vía telemática ante un tribunal en Melbourne que ordenó su detención preventiva.

Leifer, con la cabeza baja durante la breve audiencia, permaneció en silencio cuando el magistrado la interrogó.

Está acusada de 74 cargos por violación, atentado al pudor y agresiones sexuales a niñas entre 2004 y 2008, según documentos oficiales.

Su abogado, Tony Hargreaves, no pidió su puesta en libertad bajo fianza pero reclamó que la trasladen "lo antes posible" desde los locales de la policía hacia una prisión que le permita una mejor atención de sus "importantes problemas mentales".

"La señora Leifer tiene creencias religiosas muy estrictas y tendrán que tomarse disposiciones especiales para que cumpla sus convicciones", agregó.

Huyó de Australia a Israel en 2008 tras la denuncia de una antigua alumna.

Según la prensa israelí, se instaló con su familia en la colonia israelí de Immanuel, en el norte de Cisjordania ocupada.

Leifer aterrizó el miércoles en Melbourne.

Israel la extraditó el lunes a Australia vía Alemania, unas horas antes de la suspensión de los vuelos internacionales desde y hacia el aeropuerto Ben Gurion de Tel-Aviv, en el marco de las nuevas medidas sanitarias para limitar la propagación de las nuevas variantes del coronavirus.

Un primer intento de extradición, entre 2014 y 2016, fracasó tras su admisión a instituciones psiquiátricas. Los expertos concluyeron que no estaba en condiciones de comparecer ante la justicia.

Pero detectives privados la filmaron cuando hacía sus compras, depositar un cheque en un banco y llevar al parecer una vida normal.

Las autoridades israelíes iniciaron una investigación sobre la veracidad de los problemas mentales que acabó con su detención en febrero de 2018.

El pasado mayo, se estableció que estaba en condiciones de ser juzgada.

En diciembre, se autorizó su extradición después de que el Tribunal Supremo rechazó un recurso de Leifer.

Debido a las medidas implantadas por Australia para luchar contra la pandemia de covid-19, tendrá que pasar 14 días en cuarentena.

Su próxima comparecencia ante un tribunal está prevista para el 9 de abril.

hr/dm/leg/juf/roc/af/me