Francia afronta su pasado colonial

Un historiador, encargado por el presidente Emmanuel Macron de evaluar cómo Francia aborda su pasado colonial en Argelia, un tema muy delicado seis décadas después de que el país norteafricano obtuviera su independencia, entregará sus recomendaciones el miércoles.

Reconocido especialista en la historia contemporánea de Argelia, Benjamin Stora recibió en julio el encargo de Macron de "hacer un inventario justo y preciso de los progresos realizados en Francia en la memoria de la colonización y de la guerra de Argelia", que sigue siendo un episodio muy doloroso en la memoria de las familias de millones de franceses y argelinos.

Macron, el primer presidente nacido después del periodo colonial, ha ido más lejos que ninguno de sus predecesores al reconocer la magnitud de los abusos cometidos por Francia en el país magrebí.

Durante su campaña presidencial, en 2017, causó un sismo al declarar que la colonización de Argelia era un "crimen contra la humanidad".

Un año más tarde, reconoció que Francia había instigado un sistema que facilitaba la tortura durante la guerra de Argelia (1954-1962), que puso fin a 132 años de dominio francés.

Macron espera que el informe de Stora, que será acompañado por un informe del historiador argelino Abdelmadjd Shiji sobre la forma en cómo se recuerda el periodo colonial en ese país, ayude a normalizar las relaciones entre franceses y argelinos.

Durante la guerra, las fuerzas francesas aplicaron medidas enérgicas contra los independentistas y simpatizantes de éstos, y más tarde un general francés admitió el uso de la tortura.

Los combatientes de la independencia argelina también maltrataron a los prisioneros durante un complejo conflicto caracterizado por la guerra de guerrillas, que dejó un millón y medio de argelinos muertos.

Pero los numerosos argelinos que esperan una disculpa oficial de Francia corren riesgo de verse decepcionados.

En una entrevista con el periódico Le Soir d'Algérie, Stora argumentó que arrojar toda la luz sobre el pasado era más importante que buscar el perdón.

"En mi opinión, es más importante seguir conociendo lo que implicaba el sistema colonial en cuanto a la realidad cotidiana, los objetivos ideológicos y la resistencia francesa y argelina al sistema", dijo.

Hablando con la revista Jeune Afrique en noviembre, Macron describió a Francia como "encerrada en una especie de péndulo entre dos posturas: disculparse y arrepentirse por un lado y negarse y sentirse orgullosa por el otro".

"En cuanto a mí, me gustaría la verdad y la reconciliación", dijo Macron.

fz-cb-meb/age