ByteDance, dueño de TikTok, lanza servicio de pago móvil en China

Imagen de archivo de gente caminando frente al logo de Bytedance, la compañía con sede en China que es dueña de la aplicación de videos cortos TikTok, o Douyin, en sus oficinas en Pekín, China. 7 de julio, 2020. REUTERS/Thomas Suen/Archivo
Imagen de archivo de gente caminando frente al logo de Bytedance, la compañía con sede en China que es dueña de la aplicación de videos cortos TikTok, o Douyin, en sus oficinas en Pekín, China. 7 de julio, 2020. REUTERS/Thomas Suen/Archivo

PEKÍN, 19 ene (Reuters) - ByteDance, con sede en Pekín, lanzó el martes su servicio de pago de terceros para la versión china de su exitosa aplicación de videos cortos TikTok, "Douyin Pay", mientras busca para expandirse en el negocio de comercio electrónico en China.

"El lanzamiento de Douyin Pay es para complementar las principales opciones de pago existentes y, en última instancia, mejorar la experiencia del usuario en Douyin", dijo la firma de servicio de pagos en un comunicado.

Los usuarios de Douyin, que suman 600 millones activos por día, podían utilizar previamente Alipay de Ant Group y WeChat Pay de Tencent Holdings, los canales de pago móviles de terceros más populares en el país, para comprar regalos virtuales, transmisores en vivo o artículos de tiendas en la plataforma.

El fundador y director ejecutivo de ByteDance, Zhang Yiming, desarrolló el servicio de pago de la empresa en China al adquirir Wuhan Hezhong Yibao Technology Co el año pasado. Hezhong Yibao obtuvo una licencia de pago de terceros del banco central en 2014.

La administración saliente de Donald Trump en Estados Unidos ha ordenado a ByteDance que se deshaga de los activos estadounidenses de TikTok por motivos de seguridad nacional.

La compañía, que niega la acusación, ha estado en conversaciones durante meses con Walmart Inc y Oracle Corp para trasladar dichos activos a una nueva entidad.

Douyin es el principal generador de ingresos de ByteDance.

(Reporte de Yingzhi Yang en Pekín y Brenda Goh en Shanghái, editado en español por Gabriela Donoso)