Tras reconciliación en el Golfo, reanudan vuelos entre Catar y Arabia Saudita

Dos días tras la reapertura de su frontera terrestre, las conexiones aéreas se reanudaron este lunes entre Catar y Arabia Saudita, países que se reconciliaron luego de tres años y medio de ruptura de relaciones.

En junio de 2017, Arabia Saudita y sus aliados --Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto--, rompieron relaciones con Catar y le impusieron sanciones, entre ellas el cierre de su espacio aéreo, impidiendo así los vuelos directos.

Estos cuatro países acusaban a Doha de apoyar a grupos extremistas islamistas y de estar en connivencia con Irán, rival regional de Arabia Saudita, algo que Catar siempre negó.

El primer vuelo comercial desde Catar hacia Arabia Saudita en tres años y medio partió de Doha este lunes, constató un periodista de la AFP. La aeronave de Qatar Airways llegó a Riad de tarde temprano.

Por su lado, Saudi Airlines preveía para este lunes una primera conexión desde Riad a Doha, de acuerdo a su programa de vuelos.

"Gracias a Dios, que Dios guarde al rey (saudita), al príncipe heredero y a los soberanos del Golfo. Éste es un gran momento y damos gracias a Dios", confió un pasajero entre lágrimas, llegado desde Doha para reunirse con su familia.

"¡Estoy muy feliz! Gracias a Dios nuevamente nos hemos reunido", señaló su hijo, en tanto otros familiares, que no quisieron ser identificados, se abrazaban entre ellos.

La reconciliación y el levantamiento de las sanciones tuvieron lugar durante una cumbre de las seis monarquías integrantes del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), del que Catar es miembro, realizada la semana pasada en Arabia Saudita.

Se prevé que los servicios aéreos desde la gran ciudad saudita de Yeda, sobre el Mar Rojo, se reanuden en una fecha ulterior.

The New York Times había informado que Catar pagaba más de 100 millones de dólares (82 millones de euros) por año para utilizar el espacio aéreo iraní, y así evitar el de Arabia Saudita durante la crisis.

En este contexto, Estados Unidos bregó para reconciliar a los países del Golfo, como parte de la estrategia de su presidente saliente, Donald Trump, para aislar a Irán y acentuar más su campaña de "máxima presión" sobre Teherán.

- "Nuestro segundo país" -

Durante años, la ausencia de vínculos entre ambos países impidió verse a las familias mixtas, que los empresarios comerciaran y los expatriados que viven en Catar viajaran directamente a los cuatro países, sobre todo para tomarse vacaciones en Dubái, emirato muy atractivo por sus lujosos hoteles y bares de moda.

Emiratos anunció la reanudación de los intercambios con Catar, en tanto Baréin señaló que su espacio aéreo ha sido reabierto desde este lunes a los aviones de Catar.

Doha y Riad reabrieron el sábado sus puestos fronterizos. Numerosos automovilistas franquearon en dos días el puesto de Salwa, ubicado a 500 km al este de Riad, tras cruzar el punto de paso terrestre de Abu Samrah, en Catar.

Los habitantes de Catar durante mucho tiempo han inyectado millones de riales a la economía saudí, en particular en los sectores hotelero, inmobiliario, e inclusive de la agricultura.

"Viajar a Arabia Saudita es como hacerlo a nuestro segundo país, no hay ninguna diferencia en las tradiciones", había señalado el domingo Mohamed al Marri, un catarí que acababa de ingresar al país vecino.

En total, desde que se reabriera la frontera, 167 automóviles cataríes han ingresado a Arabia Saudita, señaló el domingo Ali Lablabi, director general del departamento de aduanas en Salwa.

Catar, en cambio, anunció estrictas medidas de control sanitario vinculadas al coronavirus para aquellas personas que llegan a su territorio desde Arabia Saudita.

al-gw/mh/mdz/age/eg