"Nada cambia": el difícil progreso de los afroamericanos en Wall Street

Tras una carrera de más de veinte años en cinco países diferentes, Troy Prince, un excorredor de bolsa, recuerda haber estado una sola vez con otra persona negra en una sala bursátil.

"Pensé que tenía que hacer algo porque nada cambia", relata.

De vuelta en Nueva York tras un enésimo puesto en el extranjero, fundó la asociación Wall Street Bound en 2018 para ayudar a jóvenes de minorías a prepararse para el oficio financiero.

"Por supuesto que nadie dirá que las salas bursátiles son exclusivamente para hombres blancos", pero las personas que pertenecen a las minorías, en general "no crecen con padres, tíos o hermanos que juegan al golf o conocen a un amigo" en el gremio de las finanzas, explica Prince.

Al mismo tiempo, los jefes "no se despiertan un día y dicen: 'Vamos a reclutar en la Universidad Howard (que acoge principalmente a estudiantes negros, NDRL) o en la Universidad Pública de Nueva York'".

Prince, el mayor de cinco hermanos, hijo de padres de origen caribeño y de clase media, nunca se ha enfrentado abiertamente al racismo.

Pero cuando sus padres compraron una casa en el lujoso suburbio neoyorquino de Westchester, pronto se dio cuenta de que era mejor usar esa dirección que una del Bronx para relacionarse en el mundo de las finanzas.

- Buscar soluciones, no quejas -

"No busco quejarme", asegura Prince. "Quiero ofrecer soluciones prácticas y a gran escala a este problema" porque "las estadísticas sobre la diversidad siguen siendo las mismas".

Las personas negras constituyen alrededor del 13% de la población de Estados Unidos. En JPMorgan Chase, el mayor banco estadounidense, representan el 13% de los empleados, pero sólo el 4% de los directivos.

Sólo 1,3% de los aproximadamente 69 billones de dólares de la industria de la gestión de activos se confía a empresas dirigidas por mujeres o minorías, aunque su rendimiento sea similar al de otras, según un estudio de la Fundación Knight.

El jefe de Wells Fargo generó controversia hace unos meses al justificar la falta de diversidad a la cabeza de su firma con una supuesta falta de gente negra calificada.

400 años después de la llegada de los primeros esclavos a Estados Unidos, los afroamericanos siguen siendo objeto de una importante discriminación.

La muerte del ciudadano negro George Floyd, asfixiado en mayo por un policía blanco, desencadenó una ola de protestas contra la violencia policial y puso de relieve las desigualdades raciales, al tiempo que impulsó una introspección en la sociedad estadounidense.

El presidente electo, Joe Biden, cuya vicepresidenta Kamala Harris es negra, prometió un gabinete diverso, con un afroamericano dirigiendo el Pentágono por primera vez. Y las empresas de todos los sectores prometieron promover a las minorías y a las mujeres para reflejar su representatividad en la sociedad.

Varios meses después de que se asumieran estos compromisos, la AFP se dirigió a las principales instituciones financieras, que tratan de deshacerse de su reputación de bastiones de hombres blancos. Aunque hablan gustosamente de sus nuevos programas, siguen siendo reacios a dejar que sus empleados hablen.

- "Trabajo de largo aliento" -

"El elemento más importante es la lucha contra los prejuicios en materia de reclutamiento, promoción y evaluación", dice Katherine Giscombe, consultora en materia de diversidad.

"Las personas negras son muy cuidadosas antes de admitir un error o falta de conocimiento porque temen que se les culpe más que si fueran blancos", asegura.

Estudios han demostrado que por el mismo error, un empleado negro es castigado más severamente que un empleado blanco, al que se le da más a menudo el beneficio de la duda.

Pero los esfuerzos para diversificar el mundo de las finanzas no son nuevos.

Varios afroamericanos entrevistados por la AFP hablaron del impulso dado por los alcaldes negros de varias grandes ciudades estadounidenses en las décadas de 1970 y 1980, que exigían equipos bancarios más diversificados.

"Es un trabajo de largo aliento", reconoce Guy Logan, presidente de la Asociación Nacional de Profesionales del Mercado de Capitales, que trabaja para la integración de las mujeres y las minorías en la comunidad financiera.

jum/lo/yo/yow