Decenas de talibanes abatidos durante combates en el sur de Afganistán

Decenas de talibanes resultaron muertos en violentos combates, durante la madrugada de este domingo, entre fuerzas afganas y los insurgentes que tomaron por asalto puestos militares en la provincia de Kandahar (sur), bastión del grupo, según fuentes oficiales.

"Las fuerzas de seguridad repelieron los ataques, abatiendo a 51 terroristas e hiriendo a nueve" declaró el ministerio de Defensa afgano en un comunicado.

Los talibanes perpetraron ataques casi simultáneos contra puestos de control militar en cinco distritos alrededor de la ciudad de Kandahar, capital de la provincia del mismo nombre, tras lo cual las fuerzas afganas replicaron por aire y tierra, precisó el ministerio.

Siete miembros de una misma familia resultaron muertos en uno de los bombardeos aéreos de las fuerzas afganas en el distrito de Arghandab, indicó a la AFP un responsable local, quien requirió el anonimato.

"La Fuerza Aérea afgana buscaba apuntar contra un automóvil repleto de explosivos (...) pero cuando lo alcanzó y explotó, causó la muerte de civiles", añadió la fuente, precisando que el coche de color blanco estaba estacionado cerca de una casa.

Los combates, disparos y bombardeos duraron varias horas a lo largo de la provincia, según constató un periodista de la AFP en el lugar.

El ministerio de Defensa afirmó que está investigando este incidente.

Los talibanes, requeridos por la AFP no quisieron comentar estas noticias.

- Pausa en las negociaciones -

La provincia de Kandahar es la cuna del movimiento talibán, y la ciudad homónima fue la capital de su régimen en los años 1990. A pesar de que actualmente la ciudad está bajo el control del gobierno, muchos distritos circundantes están controlados por o en disputa con los insurgentes.

Desde hace semanas, los talibanes han lanzado una amplia ofensiva en los distritos vecinos a la ciudad de Kandahar, como Zherai, Dand, Panjwai e inclusive Arghandab.

En octubre, los insurgentes desplegaron una operación similar en la vecina provincia de Helmand, que obligó a decenas de miles de habitantes a abandonar sus hogares.

Este operativo, que tuvo como objetivo particular Lashkar Gah, capital de Helmand, provocó ataques aéreos de Estados Unidos en defensa de las fuerzas afganas.

Los insurgentes se habían comprometido a no atacar los principales centros urbanos ni a las fuerzas estadounidenses desde la firma del acuerdo alcanzado por rebeldes y norteamericanos en febrero.

No obstante, aumentaron sus ataques cotidianos contra las fuerzas afganas en todo el país, sobre todo en las áreas rurales, a pesar de las conversaciones en curso entre las partes.

Tras las negociaciones de paz interafganas, comenzadas en septiembre en Catar, los talibanes y el gobierno afgano habían anunciado el sábado una pausa hasta el 5 de enero.

Las reuniones atravesaron por dificultades hasta hace poco, debido a disputas sobre el marco básico de las discusiones e interpretaciones religiosas.

Las partes en conflicto han estado manteniendo conversaciones directas por primera vez tras el histórico acuerdo de retirada de tropas norteamericanas.

Representantes talibanes y de Kabul tuitearon que han intercambiado "listas preliminares de asuntos [a incluir] en la agenda de negociaciones interafganas, y que ya habían tenido discusiones introductorias sobre los mismos".

En los últimos meses, Kabul ha sido escenario de varios atentados sangrientos, a menudo reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), lo que incluye un lanzamiento de cohetes, el sábado, en que murió un civil.

Este domingo, una bomba adosada a un vehículo también mató a dos civiles en la capital afgana, informó la policía.

str-emh-jds-eb/lb/age/pc