Lanús demolió a Bolívar y ya está en cuartos de final de la Copa Sudamericana

El argentino Lanús se clasificó este miércoles a los cuartos de final de la Copa Sudamericana 2020 al ganarle al boliviano Bolívar por 6-2 (parcial 2-1), en el partido revancha por la fase de octavos disputado en Lanús (periferia sur bonaerense).

Franco Orozco (25 y 54), Tomás Belmonte (39 y 48), Lautaro Acosta (62) y Nicolás Orsini (85) anotaron los goles para la contundente victoria del 'granate', mientras que para la 'Academia' paceña descontaron Marcos Riquelme (1) y Alvaro Rey (73).

Lanús avanzó con un marcador global de 7-4, ya que Bolívar había ganado 2-1 el primer encuentro en La Paz.

Lanús se enfrentará en los cuartos de final con el vencedor del cruce entre el argentino Independiente y el uruguayo Fénix, con ventaja parcial de los 'Diablos Rojos', ganadores por 4-1 en la ida en Montevideo.

- Susto -

La jornada parecía complicarse muy temprano para Lanús, que además de haber perdido el primer partido en La Paz empezaba el partido cuesta abajo, ya que apenas se jugaba el primer minuto cuando Bolívar se puso al frente, en un pelotazo cruzado que Marcos Riquelme le ganó a Alexis Pérez en el salto y definió por encima del arquero Lautaro Morales.

De este modo, el 'granate' necesitaba marcar tres goles para pasar de manera directa, y el local reaccionó con furia, decidido a llevarse por delante a Bolívar, que poco después se quedó sin una de sus figuras, Diego Bejarano, que salió lesionado.

Con un juego dinámico y vertiginoso, Lanús empezó pronto a inclinar la cancha y a pisar con frecuencia el área visitante.

Aunque Bolívar acumulaba hombres en defensa, la arremetida del local se le hacía difícil de contener, y antes de la media hora llegó el empate, cuando Bernabei desbordó por la izquierda, Jusino casi la mete en propia puerta y obligó a la intervención de Rojas, que dio un rebote largo y el joven Orozco apareció solo para empujarla a la red.

El segundo gol de Lanús llegó antes del final de la primera parte, cuando Orozco luchó por la pelota en la puerta del área, y el balón le quedó servido a Tomás Belmonte, que sacó un derechazo incontenible al rincón de Rojas, estático y sin chances de llegar al rincón.

- Ráfaga de goles -

Con las ideas claras, Lanús liquidó a su rival en el amanecer del segundo tiempo, con una ráfaga electrizante que dejó sellado el encuentro y la serie.

De un tiro de esquina rasante de Belmonte, Acosta arrastró las marcas y asistió con un taco a Belmonte, que la clavo en el rincón para el 3-1 que ya le daba más tranquilidad a local.

Poco después, en una acción similar, Bernabei ejecutó el tiro de esquina desde la izquierda, la pelota se desvió en Rey y le quedó al juvenil Orozco, que superó con comodidad a Rojas, y por la vía aérea llegó el quinto, un centro de Aguirre para Acosta, que le ganó en loa alto Haquin para gritar el quinto tanto local.

Lanús levantó un poco el pie del acelerador y el español Alvaro Rey achicó cifras con un zurdazo colocado, y poco después fue Riquelme el que estuvo por descontar nuevamente, pero Morales le negó el grito con una estirada para descolgarla del ángulo derecho.

Pero, cuando Lanús se lo propuso, llegó de nuevo a la red local, esta vez a cargo de Orsini, que pasó entre tres rivales y estampó el balón arriba, con un zurdazo potente para el sexto festejo en el sur bonaerense.

Así, a pesar de no contar con su eterno goleador -José Sand estuvo ausente por lesión- y de empezar el cotejo en desventaja, Lanús dio vuelta la serie con el poder de fuego de sus jóvenes atacantes, y ya entre los ocho mejores de la Sudamericana, empieza a mirar el futuro con optimismo.

str/cl