Trump ha usado las ejecuciones de presos como "herramienta política", según abogado

"Trágico" y "político", así es como Bryan Stevenson, un abogado que recibirá el premio Right Livelihood Award el jueves, describe el frenesí de las ejecuciones federales de presos programadas por el presidente estadounidense, Donald Trump, antes de su salida del cargo en enero.

"Por cada nueve personas que hemos ejecutado en Estados Unidos, se ha identificado a una persona inocente condenada a muerte", señaló Stevenson a la AFP en una entrevista.

Este abogado negro de 61 años será honrado junto a otros tres activistas de derechos humanos el jueves con el premio de la fundación sueca, distinción que ha sido considerada como el "Premio Nobel alternativo".

Fundador del grupo Equal Justice Initiative, Stevenson ha podido demostrar la inocencia o conmutar las penas de 130 presos condenados, pelea que se narra en su libro "Just Mercy" y en una película del mismo nombre protagonizada por Michael B. Jordan.

Para Stevenson, las condenas erróneas deberían haber dado lugar a un "cese" inmediato de las ejecuciones.

"Como en la aviación", dijo. "Cuando un avión se estrella, tenemos que averiguar por qué. No permitimos que los aviones vuelen", opinó.

"En salud y alimentación y seguridad hacemos lo mismo, pero de alguna manera en nuestro sistema de justicia, no solo seguimos ejecutando personas, ni siquiera tratamos de averiguar por qué la tasa de error es tan alta", subrayó.

La administración Trump reanudó las ejecuciones de reos de prisiones federales en julio después de una pausa de 17 años.

Hubo desde ese mes ocho y están programadas otras cinco, incluida una para el 15 de enero, solo cinco días antes de la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden.

Hasta julio, solo se habían registrado tres ejecuciones federales en los últimos 45 años.

"Creo que es trágico", opinó Stevenson sobre la reanudación de las ejecuciones federales bajo el gobierno Trump. "De hecho, me encantaría que se aboliera la pena de muerte federal", sentenció.

"Claramente se está utilizando de manera política. Y los últimos meses han demostrado que es una herramienta política, como mínimo", afirmó.

- Esperanzado -

Biden se ha comprometido a trabajar para abolir la pena de muerte a nivel federal, pero necesitará la aprobación del Congreso para hacerlo y los demócratas deberían para eso recuperar el control del Senado.

Para Stevenson, la pena de muerte representa algunas de las deficiencias del sistema judicial estadounidense, incluida la penalización de las enfermedades mentales y el encarcelamiento de menores, pero sobre todo la discriminación de los afroamericanos.

Orlando Hall, un hombre negro que fue ejecutado el mes pasado, "fue condenado por un jurado compuesto exclusivamente por blancos después de que un fiscal con antecedentes de prejuicios raciales excluyera al 80% de los afroamericanos", precisó Stevenson. "Nuestros tribunales se negaron a abordar ese tema", acotó.

Las protestas de todo el país del movimiento "Black Lives Matter" (Las vidas de los negros importan) tras el asesinato de George Floyd por un oficial de policía blanco en mayo en Minneapolis pusieron el foco en la brutalidad policial en Estados Unidos hacia los afroamericanos.

Pero Stevenson dijo que los fiscales y los jueces también pueden exhibir prejuicios raciales.

"Hay una presunción de peligrosidad y culpa que se asigna a las personas de raza negra y morena, lo que las hace muy vulnerables en un sistema de justicia criminal muy agresivo y depredador", explicó. "Así que tenemos muchos negros que son acusados injustamente y arrestados injustamente, condenados injustamente", sentenció.

Pero Stevenson habla por experiencia personal.

"Soy un abogado negro. Fui a la Facultad de Derecho de Harvard", dijo. "Me sacaron de mi coche y policías me amenazaron de que me iban a volar los sesos", recordó.

Para él el racismo no va a desaparecer solo: "Creo que durante mucho tiempo la gente ha argumentado ... con el tiempo, estas toxinas creadas por la esclavitud y estos contaminantes creados por el linchamiento y la segregación simplemente se disiparán. Y sabemos que eso no es cierto".

"Tendremos que abordar afirmativamente estos elementos contaminantes. Tendremos que enfrentar estos problemas. Deberemos hablar sobre cosas de las que no hemos hablado antes", consideró Stevens.

Con ese fin, su organización ha creado el Monumento Nacional por la Paz y la Justicia en Montgomery, Alabama, dedicado a los 4.000 afroamericanos linchados en Estados Unidos y un museo asociado sobre la esclavitud.

El libro, la película y el premio han arrojado luz sobre una pelea que Stevenson ha llevado a cabo durante mucho tiempo desde las sombras.

"Hemos hecho este trabajo con muy poco conocimiento y reconocimiento", dijo.

chp/cl/mjs/llu/lda