Incidentes entre aficionados y policía sacude despedida de Maradona en Argentina

MATERIAL SENSIBLE. ESTA IMAGEN PUEDE OFENDER O MOLESTAR. Un hombre herido tras choques con la policía en medio de la despedida del fallecido astro del fútbol Diego Armando Maradona en el palacio presidencial Casa Rosada, en Buenos Aires, Argentina. Noviembre 26, 2020. REUTERS/Matias Baglietto
MATERIAL SENSIBLE. ESTA IMAGEN PUEDE OFENDER O MOLESTAR. Un hombre herido tras choques con la policía en medio de la despedida del fallecido astro del fútbol Diego Armando Maradona en el palacio presidencial Casa Rosada, en Buenos Aires, Argentina. Noviembre 26, 2020. REUTERS/Matias Baglietto

BUENOS AIRES, 26 nov (Reuters) - Violentos incidentes entre aficionados del fútbol y la policía argentina se produjeron el jueves cuando una multitud hacía una fila de kilómetros en el centro de Buenos Aires a la espera de dar un último saludo al astro Diego Maradona, fallecido el miércoles por un paro cardíaco.

Las fuerzas policiales dispararon balas de goma y gases lacrimógenos cuando miles de aficionados se desesperaban por despedir a Maradona, que era velado en la Casa de Gobierno antes de ser trasladado a su lugar de entierro.

"Estábamos tranquilos haciendo la fila y, de golpe, la policía empezó a tirar balas de gomas. Una locura, solo quiero despedir al Diego", dijo a Reuters Rubén Hernández, un empleado de 35 años.

Desde las primeras horas del jueves una multitud de hinchas y de personalidades del deporte y la política se acercaron a la Casa Rosada para el velatorio de Maradona, quien tenía 60 años.

La ceremonia, que permite a los argentinos pasar frente al cajón donde están los restos del ícono argentino, comenzó por la mañana y está previsto que finalice a las 16.00 hora local (1900 GMT).

Sin embargo, la fila de personas que quería ingresar a la Casa Rosada se extendía aún por más de dos kilómetros, lo que hace prever demoras en el traslado a un cementerio de Bella Vista, en los suburbios de Buenos Aires.

(Reporte de Maximilian Heath y Jorge Otaola; Editado por Nicolás Misculin)