ACTUALIZA 1-EEUU celebra un austero Acción de Gracias en medio de pandemia

(Actualiza con detalles; agrega autor y procedencia)

Por Andrew Kelly y Nathan Layne

NUEVA YORK, 26 nov (Reuters) - Los estadounidenses celebraban el jueves un Día de Acción de Gracias transformado por el coronavirus, con el tradicional desfile de Macy's limitado a un evento por televisión y muchas familias resignadas a reunirse en video para la cena de pavo asado.

El Día de Acción de Gracias, en el que normalmente familias y amigos tienen reuniones masivas para festejar y recordar las bendiciones de la vida, se ha visto alterado por la pandemia. En las últimas semanas han crecido los contagios y decesos a medida que temperaturas más frías llevan a las personas a estar en interiores, donde el virus se propaga más fácilmente.

El Desfile del Día de Acción de Gracias de Macy's en Nueva York, un espectáculo de globos gigantes de personajes infantiles que ha deleitado a los niños durante casi un siglo, se redujo significativamente.

La ruta se recortó a una sola cuadra en vez de los cerca de 4 kilómetros habituales, los manipuladores de globos fueron reemplazados por vehículos especialmente equipados y los espectadores no pudieron alinearse en las calles como antes.

La festividad se celebra en un momento de grave tensión económica para millones de estadounidenses.

Las solicitudes de beneficios por desempleo iniciales aumentaron la semana pasada, según mostraron datos del gobierno el miércoles, lo que sugiere que la reciente explosión de infecciones por COVID-19 y las restricciones comerciales resultantes estaban socavando el mercado laboral.

Las hospitalizaciones en Estados Unidos por COVID-19 alcanzaron un récord de 89.000 el miércoles, y los expertos advierten que el Día de Acción de Gracias podría aumentar significativamente la cifra de muertos que ha superado los 260.000 en todo el país.

A pesar de los consejos de los Centros para el Control de Enfermedades de quedarse en casa durante las fiestas, casi 6 millones de estadounidenses viajaron en avión entre viernes y miércoles, según la Administración de Seguridad del Transporte. La cifra es, de todas formas, menos de la mitad del número del mismo período el año pasado.

Muchos estadounidenses ven la reunión anual ritual para comer pavo, puré de patatas y pastel de calabaza como suficientemente importante como para correr el riesgo de un posible contagio.

Casi el 40 % planea asistir a una "reunión de riesgo" durante la temporada de fiestas, ya sea con más de 10 personas o con personas ajenas a su hogar, y un tercio no usará mascarilla, según una encuesta nacional realizada por el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio.

Muchos otros han cancelado sus planes de viaje y, en cambio, se conectarán con sus seres queridos a través de FaceTime o Zoom.

El miércoles, la gobernadora de Rhode Island, Gina Raimondo, imploró a sus electores que hicieran las reuniones de Acción de Gracias lo más pequeñas posible, argumentando que salvarían vidas. Con el aumento de las hospitalizaciones, el estado comenzará una "pausa" de dos semanas el lunes, con el cierre de bares, gimnasios y otros establecimientos. (Reporte de Angela Moore en Nueva York y Nathan Layne en Wilton, Editado en español por Janisse Huambachano)