Más de 200 oenegés piden al Reino Unido que no recorte la ayuda al desarrollo

Unas 200 oenegés pidieron el viernes a Londres que abandone sus supuestos planes de recortar la generosa ayuda británica al desarrollo, que podría ser víctima de la crisis económica provocada por la pandemia y de un aumento excepcional del gasto militar.

"En un momento en que se prevé que 115 millones de personas caigan en la pobreza extrema, se necesita una respuesta internacional y de cooperación al covid-19", afirman los líderes de 187 organizaciones, entre ellas Greenpeace UK y Save the Children, en una carta abierta al ejecutivo de Boris Johnson.

"Este es un momento que requiere un mayor, y no menor, compromiso del gobierno británico para tratar de hacer del mundo un lugar más saludable, seguro y próspero", añaden.

El Reino Unido es el único país del G7 que dedica el 0,7% de su Producto Interno Bruto (PIB) a la ayuda al desarrollo como marcan los objetivos de Naciones Unidas.

Se trata de un compromiso inscrito en la ley británica que Johnson se comprometió a mantener en su programa electoral de 2019.

Pero el jueves, al anunciar un aumento excepcional de 24.100 millones de libras (32.000 millones de dólares, 27.000 millones de euros) para el presupuesto de Defensa en los próximo cuatro años, a pesar del enorme endeudamiento ocasionado por la pandemia, el líder conservador no negó que los fondos podrían proceder de un recorte de la ayuda internacional.

Según la prensa británica, el presupuesto de ayuda al desarrollo podría verse reducido al 0,5% del PIB.

jwp-acc/mar